24.4 C
Pereira
miércoles, julio 6, 2022

Otra vez el Tránsito

Es tendencia

Alentadoras, pero…

El resultado de mayo

- Advertisement -

Llama la atención que, conocida la situación del Instituto, sigan vinculados funcionarios que de una u otra manera son responsables de lo que allí sucede, o al menos de sus subalternos.

Según informaciones de prensa, el CTI de la Fiscalía allanó las instalaciones del Instituto de Movilidad de Pereira en desarrollo de las investigaciones por supuestas condonaciones, a cambio de dinero, de los comparendos impuestos por conducir en estado de embriaguez o por otras infracciones a las normas de tránsito.

Desde hace muchos días se viene hablando en la ciudad de la existencia en ese Instituto de un “cartel de comparendos” que perdona las duras sanciones por embriaguez o cambia esta infracción por otra menos severa, todo por una suma de dinero que, además parece ya está establecida y se aplica rigurosamente.

El propio alcalde Carlos Alberto Maya al anunciar hace algunos días la liquidación del Instituto de Movilidad, entre otras razones por la supuesta corrupción que se ha anidado al interior de la entidad, habló del desgreño administrativo y de los posibles actos de corrupción que se están presentando en el manejo de los comparendos por ciertas violaciones a las normas de tránsito.

Aquí dijimos, por ejemplo, hace algunos días, luego de conocerse un informe sobre el número de comparendos impuestos por el instituto, por diversas infracciones a las normas de tránsito, que los números de comparendos por embriaguez eran muy pocos y que estaba pasando una de dos cosas, o los pereiranos habían hecho conciencia de los riesgos de conducir luego de haber ingerido bebidas alcohólicas, o algo estaba sucediendo con los controles que hacen, especialmente en las noches y los fines de semana, los guardas de tránsito.

Lo que llama la atención es que, conocida esta situación no solo al interior del instituto, sino por la comunidad que se mueve alrededor de él, y sabida por la cabeza de la Administración Municipal, sigan vinculados a la entidad funcionarios que de una u otra manera son responsables de lo que allí sucede o al menos de los actos de sus subalternos; o, lo que es inexplicable, que personas que estuvieron al frente del instituto y por tanto son responsables de lo que allí pasaba, hoy hagan parte del actual gobierno en posiciones de alta responsabilidad.

Por eso decíamos en este mismo espacio, cuando comentamos la decisión del Alcalde de liquidar el “Tránsito”, que la solución a la causa de su desaparición no está en que en adelante el aviso que hay a la entrada no diga Instituto de Movilidad, sino Secretaría de Movilidad u Oficina de Tránsito, sino en depurar completamente lo que hay por dentro y nombrar allí profesionales que sean garantía de honestidad y transparencia.

Ojalá las investigaciones de la Fiscalía y el procedimiento que se realizó el pasado viernes, sirva para sustentar todas informaciones que se tienen y se tejen alrededor de lo que sucede en el Instituto de Movilidad, y para que el alcalde Maya pueda tomar la decisión que más convenga a la ciudad en el complejo manejo de su tránsito y movilidad.

Artículo anteriorLa cartera en las EPS
Artículo siguienteLa reanimación del hospital

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -