23.4 C
Pereira
martes, agosto 16, 2022

Oportunidad fallida

Cada vez que el mandatario de turno, por cualquier circunstancia, hace un relevo en la dirección del Instituto de Movilidad, los pereiranos mirar esperanzados la posibilidad de que llegue un funcionario con conocimientos en el tema de movilidad o que al menos tenga  sentido común para ordenar y manejar uno de los principales problemas que tiene la ciudad.

En general, sin embargo, una y otra vez esa esperanza se desvanece rápidamente y pronto la ciudad entra o continua en el caos de siempre. Avenidas atestadas de vehículos que no avanzan simplemente porque las vías son insuficientes, pero además por la incultura ciudadana, porque los conductores estacionan en plena vía,  porque los taxis recogen y bajan pasajeros en cualquier parte, porque no son vías para circular en bicicleta y, muy especialmente, porque los semáforos están muy mal programados.

No son pocos los cruces que a pesar de contar con señales luminosas, su paso se hace eterno, porque mientras en un sentido la cola de vehículos es interminable y tienen que esperar varios cambios del semáforo para pasar, en el otro, ningún carro hace turno para cruzar.

Cruces como el de La Circunvalar con calle 14, o el de calle 17 con carrera 14, o los de la calle 21, o todos los de la avenida 30 de Agosto, y muy especialmente el de la glorieta de El Viajero, son pasos en los que por un lado la fila es desesperante y por la vía que atraviesa, nadie hace turno para cruzar.

En este último caso, la cola de vehículos  muchas veces sobrepasa el semáforo de Unicentro y llega casi hasta muy cerca al ingreso a la Villa Olímpica, mientras que la fila de los carros que vienen del centro o del aeropuerto y van a para Cuba o retornan a Pereira, no existe.

Por qué es tan difícil reprogramar un semáforo cono el de El Viajero permitiendo que los tiempos para los vehículos que vienen de Cerritos y del sur de la ciudad, sean el triple o el cuádruple de los que se les da a los que retornan a Pereira, de tal manera que permita evacuar todo el tráfico y evite las desesperantes y absurdas colas que se forman en sentido occidente-oriente.

Se oye decir que la red de semáforos de la ciudad es muy obsoleta y no permite acciones como la programación de los tiempos; pero, por qué entonces no se toman medidas tan simples y que pueden ser igual de efectivas como la presencia permanente de unos guardas de tránsito que vayan dando la vía de acuerdo al flujo de vehículos que haya en los dos sentidos.

Se empieza, pues, a perder la esperanza de un cambio positivo en el manejo de la movilidad en la ciudad, con la llegada del nuevo director de trásito. Han pasado ya dos meses desde su posesión y hoy el caos es tan grande o peor que el que dejó el funcionario anterior, que entre otras cosas nunca se supo con claridad la razón de su intempestiva salida.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -