19.4 C
Pereira
viernes, diciembre 2, 2022

Oportuna advertencia

Casi siempre las tragedias que se presentan como consecuencia del invierno, se deben a hechos que se pudieron evitar si se hubiera hecho caso a las experiencias vividas.

El Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, IDEAM, dijo esta semana que se espera que la segunda ola invernal que tradicionalmente ocurre en esta época de final del año, vaya a ser un 75% más fuerte e intensa que la que se ha presentado en años anteriores.

La advertencia la hizo como un llamado de atención a las autoridades para que extremen las medidas de vigilancia y control en aquellos lugares y sectores en donde el invierno y las lluvias han hecho estragos cada vez que este fenómeno se intensifica y los habitantes desatienden las voces de advertencia.

En la ciudad y el departamento hay lugares donde la acción del invierno extrema los riesgos de un deslizamiento, o de una inundación, o del desbordamiento de un afluente, o del taponamiento de una vía, y de no tomarse las medidas preventivas adecuadas pueden convertirse en un acontecimiento doloroso para la población

Casi siempre las tragedias que se presentan, como consecuencia del invierno, se deben a hechos que bien se pudieron evitar si se hubieran adoptado los correctivos que indicaban las pésimas experiencias vividas y tenido en cuenta las recomendaciones de las autoridades encargadas de prevenir los riesgos que genera cualquier hecho natural.

Lamentablemente las dolorosas consecuencias que dejan las tragedias, se olvidan fácilmente y a los pocos días de sucedidas, las mismas comunidades que fueron víctimas de los hechos, están, por terquedad o, lo que es peor, por necesidad, expuestos a iguales o peores riesgos de volver a vivir una emergencia.

No se puede olvidar que en no pocas oportunidades las personas que ocupan irregularmente un sitio declarado de alto riesgo y que terminan siendo victimas de los rigores del invierno, son ciudadanos que no tuvieron alternativa distinta a levantar su techo en ese sitio y que lo hicieron a sabiendas del riesgo que corrían.

Cuantas veces se ha visto que en el mismo lugar donde un deslizamiento tapó unas viviendas y enterró varías personas, un nuevo e igualitico fenómeno acabó con la vida de quienes haciendo caso omiso de las prohibiciones y llamados de las autoridades, ocuparon lo que no se podía ocupar.

La advertencia que hace, pues, el IDEAM es, por supuesto, una campanada de alerta a las comunidades que habitan en lugares y sectores considerados de alto riesgo; pero también un recordatorio a las autoridades encargadas de velar por la seguridad de los habitantes, para que estén atentas y eviten que personas se expongan a los duros efectos de las lluvias excesivas y del duro invierno que se anuncia.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -