27.4 C
Pereira
lunes, septiembre 26, 2022

Ojalá, no pase

Se acabó el gobierno del presidente Duque y, como lo habían advertido no solamente los conocedores del tema sino los observadores del común, fuera de promesas no quedó nada concreto ni mucho menos contratado para la realización de los Juegos Nacionales que se realizaran el año entrante y de los cuales nuestra ciudad es una de las sedes.

Ya se perdió la cuenta de las veces, esta semana para no ir muy lejos estuvo otra vez, que vino a Pereira y al Eje Cafetero el Ministro del Deporte para, según se anunciaba siempre, verificar los avances logrados en la organización de los Juegos, y lo único que se le escucho decir fue que el evento está garantizado así como los recursos para las obras que es necesario construir o recuperar.

Pero como estaba cantado, se terminó el Gobierno y no hay ni siquiera proyectos en firme y mucho menos licitaciones abiertas y obras contratadas. Solamente unos recursos reservados que quedan al arbitrio del gobierno que empieza y que bien podrían destinarse para otras de las tantas necesidades que tiene el país o de los programas sociales que ha anunciado la administración Petro.

No pocas veces llamamos la atención desde este mismo espacio sobre el nulo avance de los compromisos de Gobierno Central con la región y el riesgo, primero de no alcanzar el tiempo para todos los procesos de licitación, contratación y construcción de las obras necesarias para el buen suceso de los Juegos y segundo, de que el cambio de gobierno, no teniendo todas las obras caminando, pueda alterar los compromisos o demorar la disposición de los recursos y por tanto de la terminación de los escenarios deportivos.

Sin embargo, una y otra vez se dijo que todo iba caminando bien y conforme a los cronogramas fijados por el Ministerio; pero dolorosamente no parece ser así y hoy, no solamente no hay nada concreto, sino que estamos ante la incertidumbre de un gobierno que empieza y que no se sabe si dentro de su agenda está esta clase de eventos, o si ellos no son su prioridad.

Lo menos grave que puede pasar es que, mientras asume la nueva ministra del Deporte, se informa de todos los proyectos que está adelantando la dependencia, evalúa y decide sobre lo que está listo y solamente espera su visto bueno, y revisa y reordena las prioridades del nuevo gobierno, van a pasar varias semanas y tal vez meses, lo que, en caso de salir avante la realización de los Juegos Nacionales, pondrá en aprietos los tiempos para tener oportunamente los escenarios y poder cumplir con el compromiso que se ha adquirido con los deportistas y con el país.

Pero ojalá nada de esto pase y que el nuevo gobierno esté sintonizado con la importancia de los Juegos Nacionales, haya claridad sobre las inversiones en nuevos escenarios y en la recuperación de otros, y los recursos estén los suficientemente asegurados que no puedan fugarse para otras necesidades, y Pereira y la región puedan cumplir, como lo han hecho siempre, con el compromiso en hacer unos bueno juegos y en las fechas previstas. 

Artículo anteriorPensando en voz alta
Artículo siguienteAtracadores oficiales

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

Oasis

La realidad

- Advertisement -