23.4 C
Pereira
viernes, agosto 12, 2022

No pueden ser idiota útil

Hoy, contrario a todos los años, el país va a celebrar el Día de la Independencia no en medio de paradas militares y desfiles de las Fuerzas Armadas por las principales calles de las ciudades más importantes, sino de las marchas y manifestaciones que han anunciado los promotores del paro nacional y quienes vienen diciendo que los motivos de protesta no han desaparecido y que hay suficientes razones para continuar con los reclamos ante el Gobierno Nacional.

Se espera entonces que, según los voceros del paro y la programación que se ha divulgado por las redes sociales, cientos de personas salgan, desde tempranas horas, a la calle a marchar y que luego se concentren en los sitios ya conocidos de la Ciudad a expresar sus desacuerdos con algunas decisiones oficiales y reiterar sus peticiones al Gobierno Nacional.

Por supuesto, que, aunque esta es manera muy singular de rememorar los 211 años del “Grito de la Independencia”, estos colombianos tienen todo el derecho a marchar y a aprovechar la tradicional fecha para recordar las deudas que tiene el Estado con millones de colombianos que sufren los rigores del olvido oficial, de la creciente pobreza, de la falta de empleo, de la pobre atención en salud y de tanta desigualdad social; pero a lo que no tienen derecho es a ser idiotas útiles de algunas organizaciones criminales interesadas en subvertir el orden y generar el caos.

Una cosa es desfilar pacíficamente llevando banderas y portando carteles y mensajes de reivindicación social o pidiéndole al Gobierno apoyo oficial, y otra  bien distinta recorrer las calles destruyendo lo público, saqueando lo privado, violentando lo que es todos, impidiendo el libre ejercicio de los más elementales derechos y atentando contra la vida y los bienes de muchas personas.

Por eso, no tiene explicación alguna que los primeros, los que quieren ser oídos pacíficamente, le sirvan, a sabiendas que así va a ocurrir, en bandeja de plata a los segundos todas las condiciones para que den rienda suelta a sus oscuras pasiones, a sus desenfrenados instintos y a sus protervos intereses.

Si quienes dicen que no tienen ningún vínculo con la horda salvaje que destruye y acaba con la ciudad, solo hacen sus marchas en la mañana y al medio día cierran toda actividad pública y se van a sus casa a conmemorar la Independencia, no solo están ratificando que nada tiene que ver con los desmanes, sino que le permitirán a las autoridades cumplir con su tarea de preservar el orden y proteger la vida de los ciudadanos.

Ojalá así se haga hoy y en la mañana todos los colombianos que quieran expresarse lo hagan, como siempre, de manera libre y pacífica, y en la tarde, las autoridades puedan cumplir su obligación de controlar cualquier alteración del orden público y garantizar la seguridad y la  tranquilidad de los ciudadanos. 

Artículo anterior¡Todos a donar plástico!
Artículo siguienteEl pecado original

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -