20.9 C
Pereira
domingo, mayo 19, 2024

No puede quedarse así

Sería gravísimo que el Presidente conociera que sus funcionarios compraron no solo el voto de varios congresistas, sino el apoyo de los presidentes del Senado y de la Cámara. 

El entramado de corrupción que se ha gestado alrededor del contrato de los carrotanques que supuestamente iban a llevar agua a olvidadas comunidades de La Guajira, no puede quedarse en un twitter del presidente Petro diciendo que el senador Name no ha apoyado las reformas del gobierno, ni en un par de comunicados de los presidentes de ambas cámaras afirmando que no son verdad las acusaciones del exsubdirector de la UNGRD, ni en una declaración del separado director de esta entidad, ni mucho menos en el silencio del ministro Luis Fernando Velasco y de la consejera presidencial para de regiones, Sandra Ortiz, quien, según el denunciante, fue la intermediaria en la entrega de los cuatro mil millones al Presidente del Congreso a cambio de ayudar en el trámite de las reformas propuestas por el Ejecutivo.

Esta es una hecho que involucra no solo al Ejecutivo, a través de varios miembros del gabinete ministerial y de altos ejecutivos del gobierno, como el anterior director de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres, el exsubdirector, ahora denunciante y quien anuncia prender el ventilador y dejar al descubierto todas las persona comprometidas en este acto de corrupción; sino también al Legislativo nada menos que en cabeza de sus dos presidentes.

Además, es un hecho que pone en duda el verdadero interés del presidente Petro en atender el viejo y grave problema de falta de agua en el departamento de la Guajira, o si todo ese montaje, empezando por trasladar una semana todo el gobierno a esa región, declarar la emergencia económica y proveer de recursos millonarios una entidad que pudiera contratar fácil y rápidamente,  lo que buscaba era hacer unos contratos ”sastre” que permitieran disponer de los dineros necesarios para comprar la conciencia y los votos necesarios para aprobar en el Congreso la reforma a la salud, la pensional y la laboral principalmente.

Sería gravísimo que el presidente Petro conociera que sus funcionarios compraron no solo el voto de varios congresistas para la aprobación de algunas de sus reformas, sino el necesario apoyo de los presidentes del Senado y de la Cámara para el rápido trámite de los proyectos; y además, que los dineros con que se pagó este condenable soborno, salió de una entidad pública y, para completar la cadena de corrupción, que desde la presidencia se dieron los pasos y se tomaron la decisiones que permitieron que fuera la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres la encargada de sacar, mediante un contrato inflado, los dineros para pagar toda esta red de corrupción.

Es urgente, pues, para bien de la democracia y de la imágen del Congreso, que se investiguen a fondo los hechos denunciados por el exsubdirector de UNGRD y que se establezca la responsabilidad del Ejecutivo, en cualquier nivel, en la compra al Legislativo; y, por supuesto que de comprobarse semejante podredumbre, se sancione con el mayor rigor a sus responsables.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -