21.4 C
Pereira
sábado, junio 25, 2022

No podemos quedar mal

Es tendencia

¿Por qué pasa esto?

El ruido ensordecedor

- Advertisement -

Doloroso, por decir lo menos, fue el balance de la visita a los escenarios deportivos de la ciudad por parte de los funcionarios del Fondo Mixto del Valle del Cauca, encargados de hacer una evaluación de su estado, con miras a la realización de los Juegos Deportivos Nacionales que se realizarán en el 2023 y de los cuales el Eje Cafetero es sede.

Según las informaciones de prensa, ninguno de los escenarios visitados y supuestamente con los cuales cuenta la ciudad para enfrentar el compromiso adquirido con el país, tuvo una calificación promedio que llegará al 50%. El mejor librado fue el tenis de campo que tuvo un porcentaje de cumplimiento del 47%, el resto estuvo por debajo del 40%.

Hubo escenarios como el Velódromo y todo el complejo de las piscinas olímpicas que apenas llegaron, según la comisión evaluadora, a un cumplimiento del 20% e inclusive por debajo de este porcentaje, y la tapa la puso el Estadio de Béisbol que obtuvo una vergonzosa calificación de 2,86%.

Por supuesto, de eso se trataba la visita de los delegados de las autoridades deportivas a los escenarios con que cuenta la ciudad. Su misión era establecer con todo rigor el estado actual de estos lugares y las posibilidades de recuperarlos y tenerlos listos para la cita nacional del 2023. Lo otro, es que, aunque ajustado, hay el tiempo necesario para recuperar los que permiten hacerlo y para construir aquellos que son necesarios y no los hay en el departamento.    

Sin embargo, la gran preocupación es los costos tanto de construcción de la bolera y del coliseo multipropósito que parecen ser los dos escenarios que no existen y son necesarios para el buen desarrollo de los Juegos, como de reparación y más que esto, por su estado actual, de reconstrucción del todos los escenarios actuales.

Todos, sin excepción, tienen un alto presupuesto de inversión y hasta donde se conoce el departamento y la ciudad no tienen los recursos para emprender estas obras y la Nación, que es la esperanza siempre de las regiones sedes, difícilmente podrá disponer de estos montos en un año en el que todos los esfuerzos están dirigidos a hacerle frente a la pandemia y a tratar de reactivar la economía.

Esto agravado con que la inversión de la Nación no solo hay que hacerla en Risaralda sino también en las dos capitales vecinas que se han comprometido con nosotros a realizar con el mayor brillo posible los Juegos Nacionales del 2023, porque si aquí estamos en pañales, Caldas y el Quindío no están mejor que nosotros.

Hay que, entonces, iniciar de inmediato la gestión para conseguir el mayor apoyo posible del Gobierno Nacional. La ciudad y el departamento han empeñado no solo su palabra, sino su imagen y su impecable trayectoria de cumplimiento cuando se han comprometido a realizar eventos similares, y esta vez tampoco podemos quedar mal.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -