14.6 C
Pereira
miércoles, julio 24, 2024

No parecen tener sentido

Mientras las autoridades de salud reportaban el día con mayor número de contagios confirmados en un día, desde que empezaron hace ocho meses las primeras manifestaciones de la presencia del virus en el departamento y en el país, de un lado el Presidente de la República anunciaba un nuevo Día sin IVA para el 21 de noviembre y del otro la Administración Municipal autorizaba la apertura y operación de los bares en la ciudad.

El Secretario de Salud del Departamento dijo hace un par de semanas que la región estaba en el pico del contagio y que esta situación duraría hasta el mes de diciembre en un promedio de 200 infectados diariamente y seis fallecidos; sin embargo, en los últimos ocho días el dato de los contagiados ha estado por encima de 300, lo que deja ver claramente que aún no estamos en el pico y ahora más que nunca las medidas que se tomen tienen que ser responsables y acordes con el difícil momento que vive el departamento.

Son entendibles las reiteradas solicitudes del gremio de los bares y discotecas y de muchos de los propietarios de estos establecimientos, para que el Gobierno Municipal autorice su funcionamiento, igual que la presión de los gremios económicos para que se tomen acciones que estimule el consumo e impulsen la reactivación de la economía; pero con reportes como los de los últimos días, no parece tener sentido las decisiones de los gobiernos nacional y local.

Ya el Gobierno Nacional conoce los efectos de sacar masivamente a la calle a millones de personas para que físicamente se amontonen sin mayores protecciones en las puertas de ingreso de las grandes superficies; por eso no se explica que, con un comportamiento como el que se tiene en materia de contagios y de fallecimientos, se piense en propiciar nuevamente una aglomeración de personas y con ellas el crecimiento de la infección.

Una cosa parecida sucede con los gobiernos locales. Si se sabe que la indisciplina, las reuniones sociales, la aglomeración de personas y la relajación social son focos de infección, tanto así que se ha ordenado el cierre de las plazas públicas y de las principales calles para evitar que haya montoneras, no tiene explicación que se esté permitiendo abrir unos sitios que son una de las mayores fuentes de amontonamiento de las personas.

Claro que hay actividades que están recibiendo todo el peso del aislamiento y de las medidas preventivas; pero hay que entender que reabrirlas es ponerle el acelerador al contagio y llevar a la ciudad a un rebrote que exija regresar al cierre de los negocios y al aislamiento total, que ese si sería el acabose total de muchas empresas y de la lastimada economía local.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -