15.6 C
Pereira
lunes, agosto 15, 2022

No es normal

Podrá haber unos registros más alarmantes en materia de contagios, de fallecimientos, de ocupación de camas en las unidades de cuidados intensivos de los hospitales, que los que están reportando en los últimos días las autoridades de salud tanto nacionales como departamentales, y sin embargo, esto no parece importarle a nadie.

El sábado pasado hubo en Risaralda 996 nuevos contagios y en el país 35.575, los datos más altos desde que empezó la pandemia hace 22 meses; los fallecidos fueron cuatro en el Departamento y 129 a nivel nacional, el registro más doloroso desde julio del año pasado; y las Unidades de Cuidados Intensivos alcanzaron el 69% entre nosotros; unos datos realmente dramáticos.

Todo esto con un agravante y es que como hoy los contagios no están produciendo los graves efectos de las olas pasadas, al parecer porque la mayoría de las personas que están siendo alcanzadas por el virus tienen el esquema completo de vacunación o al menos ya han recibido una dosis, no buscan atención médica o clínica y prefieren quedarse en sus casas cuidándose lo que muchos han llamado una “gripa fuerte”. Estos casos por supuesto, se quedan por fuera de los registros oficiales y nadie sabe con seguridad cuántos son los verdaderos casos de contagio diario.

Esto seguramente es la causa de la nueva actitud de la gente y sorprendentemente también de las autoridades, frente al virus y los preocupantes registros de los últimos días. Parece haber la creencia en unos y otros que el contagio es una fenómeno natural, que la  población y el país tendrán que acostumbrarse a que todos lo van a sufrir, que a todos les va a dar la “gripa fuerte” y que habrá que aprender a convivir con el virus.

Ahora, es cierto que los efectos de los nuevos contagios parecen ser menos agresivos y muchos pueden con aislamiento y cuidados caseros superar la crisis; pero también lo es que con no todos sucede así, primero porque todavía un tercio de la población no se ha vacunado y segundo, porque la capacidad para asimilar el virus no es igual en todas las personas y no pocos tienen que recurrir a hospitalización y atención especializada.

Por eso, no se puede bajar la guardia y mucho menos pensar en que lo que está pasando es normal, que el virus es una simple gripa fuerte, que 35.000 nuevos enfermos diarios y 130 muertos, es paisaje. Definitivamenre, hay que usar siempre el tapabocas, hay que lavarse la manos constantemente, no se puede renunciar al distanciamiento, no a los sitios cerrados, sin aireación y llenos de gente, y quienes no han completado el esquema de vacunación lo deben hcer de manera inmediata. Lo que se está viviendo es real.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -