Los tiempos en el sector público

Tomada la decisión del modelo público, lo que realmente interesa es tener un poco de precisión sobre los tiempos de Invías para empezar a atender las necesidades de Risaralda.

Nuestro habitual columnista Luis García Quiroga volvió en su habitual espacio semanal, sobre el ya debatido tema del manejo de los dineros provenientes del peaje de Cerritos y las obras que son urgente realizar en el corredor vial Pereira Cartago y la desviación a La Virginia, y hace referencia a la reunión que el Instituto Nacional de Vías hizo recientemente con la dirigencia del Norte del Valle, y lo que personalmente le dijo el director de la entidad sobre la decisión final del Gobierno en estos sentidos.

Dice el columnista que el doctor Juan Esteban Gil, director de Invías, informó en la reunión de Cartago que el modelo concertado con los gobiernos de Risaralda y Valle, para el manejo del peaje, era el público, y que es una decisión tomada gústele o no le guste a la dirigencia de Risaralda. Para usar exactamente los mismos términos que, según él, utilizó el Director Técnico “ellos (los gremios) tienen un puesto en la mesa, pero si no están de acuerdo, el modelo va porque va”.

La primera inquietud es por qué se hace una reunión en Cartago con la dirigencia del Valle para tratar un asunto que básicamente incumbe a Pereira y Risaralda. La doble calzada a La Virginia, las intersecciones viales en la vía a Cerritos, los cruces peatonales, la falta de señalización, el deterioro que ya empieza a mostrar la calzada, la alta accidentalidad y, si se quiere, los resaltos de El Tigre y lo poco que queda de los delineadores viales, deben ser discutidos con los directamente afectados y esos son los dirigentes pereiranos.

Pero esto no es lo importante. Tomada la decisión del modelo público concertado con las gobernaciones, lo que realmente interesa es conocer con precisión los tiempos de Invías para empezar a atender las necesidades de nuestro departamento, porque de todos es conocida la tramitología oficial y lo que se demora especialmente esa entidad en tomar decisiones y en ejecutarlas.

El Director Técnico de Invías dijo que los expertos estaban trabajando para buscar alternativas que permitieran mejorar en el corto plazo la movilidad en el sector de El Tigre y que en el mediano plazo lo que se necesitaba era construir una intersección vial a desnivel y que para eso ya se estaba en los estudios y diseños definitivos del cruce.

Sin embargo, lo que nunca dijo el funcionario es qué se entiende para el Invías corto plazo y qué mediano plazo. Si para restablecer el paso, después de un derrumbe, por una vía que hace parte de una troncal nacional y por lo tanto no admite ni siquiera el corto plazo sino la mayor urgencia, se demoran meses y a veces años, qué se podrá esperar de unas obras que ni siquiera están definidas y por las que no han demostrado el más mínimo afán.

Este es el temor que con seguridad asalta a la dirigencia pereirana, el tiempo que tarda el sector público para definir, diseñar y construir cualquier obra. Mientras tanto el problema de movilidad del sector de Cerritos cada día se hace más grave, y los dineros que se recauden en el peaje se seguirán invirtiendo, como ha pasado en el último año, en todas partes menos en la región.