19.4 C
Pereira
domingo, agosto 7, 2022

Los parques de La Circunvalar

Es tendencia

Empieza la era Petro

Aceptable balance

- Advertisement -

El informe que tanto este periódico como el noticiero El Diario TV publicaron esta semana sobre el proceso de deterioro que están sufriendo los reconstruidos parques de la Avenida Circunvalar, tiene que llamar la atención de las autoridades e invitarlas a no dejar que estos lugares regresen a lo que eran antes y corran la misma suerte de casi todos los parques de la ciudad.

Los parques de La Circunvalar fueron sometidos al final del gobierno del alcalde Gallo a un proceso de refacción total y de unos lugares fríos, poco llamativos y a veces inseguros, fueron convertidos en una áreas agradables, acogedoras, rodeadas de un ornato sencillo pero atractivo, y que invitar a los ciudadanos a frecuentarlos y a pasar allí unos ratos de esparcimiento y de solaz.

Pero como todas las áreas públicas de la ciudad, estos lugares requieren de un mínimo de mantenimiento, de barrerlos, de limpiarlos, de recoger las basuras, de velar porque el mobiliario permanezca en buenas condiciones, de prestarles vigilancia y de garantizar que no se conviertan en el lugar acostumbrado de los consumidores de droga.

Mientras las autoridades garanticen que esto no ocurra, que los parques no pierdan su misión de espacios útiles para la comunidad y de lugares tranquilos y agradables para el encuentro de los ciudadanos, y permanezcan en buenas condiciones de asepsia y seguridad, los ciudadanos los van a utilizados. 

Lamentablemente esto no es lo que está sucediendo con los parques de La Circunvalar. Estos sitios, como lo muestran las imágenes que publicamos, se han vuelto unos lugares desagradables, mal olientes, llenos de basuras y sobrantes, frecuentados por personas indeseables, inseguros y hasta sitios de pastoreo de animales.

Una de las imágenes, por ejemplo, mostraba a varios semovientes pastando y rumiando en pleno Parque La Rebeca, ante las miradas, entre sorprendidas y desconcertadas, de los transeúntes y visitantes que no entendían como en un lugar tan céntrico y poblado de la ciudad, y además recién recuperado, podían permanecer por largas horas estos animales sin que alguna autoridad apareciera y le pusiera remedio a este despropósito.

Es un pecado, pues, que por falta de atención e interés de la  Administración, unos lugares cuya recuperación fue ponderada por todos los pereiranos y que le habían dada una cara distinta al sector de La Circunvalar, hoy se estén deteriorando, perdiendo y haciéndose peligrosos para el común de los ciudadanos.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -