17.4 C
Pereira
domingo, junio 16, 2024

Los días sin IVA

En buena hora un sector del Congreso tuvo la iniciativa de restablecer los tres días sin IVA que este gobierno, con un afán alcabalero, canceló inmediatamente inició su ejercicio.
A punto de regresar como un estímulo al comercio y a la industria nacional tan venidos a menos desde el cuarto trimestre del 2022, está el llamado “Día sin IVA». Luego de que la plenaria del Senado aprobara en último debate el proyecto de ley que establece nuevamente esta jornada de beneficio para la economía nacional, solo queda pendiente la conciliación para convertirse en ley de la República.
El proyecto aprobado dice que el Gobierno fijará tres fechas en el año en las cuales se realizará esta jornada especial, las que no podrán tener un intervalo menor a tres meses y que cada año antes  del 10 enero deberá señalar, mediante decreto, el tipo de bienes sobre los cuales se aplicará el beneficio.
Adicionalmente, la iniciativa dice que para impulsar el consumo de productos nacionales, el Gobierno priorizará dentro de la definición de los bienes, aquellos artículos que sean fabricados en el país o que el 50% de su contenido se haya producido en Colombia y podrá establecer un máximo de tres unidades del mismo bien como tope por cada consumidor.
El Gobierno a través de los ministros de Hacienda y Comercio, ha dicho que el Día sin IVA no le sirve a nadie, que no favorece la industria nacional porque el gran volumen de bienes adquiridos son importados y que no le sirve al Gobierno porque cada jornada tendría un efecto negativo en sus finanzas de cerca de 148.000 millones de pesos, es decir unos 444.000 millones en el año.
Por supuesto, no cobrar IVA a un montón de productos genera un impacto fiscal importante, pero también hay datos que indican que ese menor valor recibido se compensa suficientemente con el incremento en los recaudos de otros impuestos nacionales y territoriales aplicables a los bienes y servicios amparados por la exención, como el 4 x 1.000, el impuesto al consumo, el impuesto de industria y comercio y el de avisos y tableros.
Ahora, no hay duda de que el Día sin IVA estimula las compras y que el comercio eleva sus ventas a niveles no usuales y que mucho le sirven en la coyuntura económica actual. Según registros oficiales, en años anteriores las transacciones comerciales en un día de exención del IVA ascendieron a 31 billones de pesos, una cifra realmente importante.
De otro lado, el Día sin IVA es una oportunidad única para que un sector importante de la población que regularmente tiene un presupuesto de ingresos limitado, pueda acceder a productos y servicios que en condiciones normales, es decir con el 19% de IVA, no le es posible adquirir.
En buena hora, pues, un sector mayoritario del Congreso tuvo la iniciativa de restablecer los tres días sin IVA que este gobierno, con un evidente afán alcabalero, canceló inmediatamente inició su ejercicio. Ojalá, el Presidente no objete con cualquier argumento falaz la nueva norma y permita, con su sanción, el regreso a esas animadas jornadas de altas ventas que el país ya olvido.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -