19.4 C
Pereira
miércoles, junio 29, 2022

Lo que faltaba

Es tendencia

- Advertisement -

Lo que faltaba, a la más pobre de las campañas en la historia reciente, a la seguidilla de derrotas en este año, a estar ad-portas de un nuevo descenso, a los problemas jurídicos en su liquidación, a las sombras que hay en los estados financieros y a la crisis de credibilidad que tiene la actual administración del equipo Deportivo Pereira, se suma ahora el maltrato verbal de su gerente liquidador a la afición y a la prensa deportiva de la ciudad.

No han sido suficientes todas las agresiones que, con el equivocado manejo que se le ha dado al equipo, con los pésimos resultados deportivos obtenidos, con las aún sin explicar suficientemente confusas cifras económicas y con las injustificadas dilaciones al proceso de liquidación del equipo, se le han hecho a la hinchada y a los seguidores del Deportivo Pereira, sino que ahora se les trata de fracasados, de mentirosos y de idiotas.

Con qué autoridad una persona que ha fracasado estruendosamente, como lo prueban todos los resultados, en el manejo deportivo, administrativo y económico del Deportivo Pereira, tilda ahora precisamente de fracasados a su fanaticada y a quienes han ayudado en los momentos más difíciles a no perder la esperanza y a mantener el apoyo al equipo.

Y lo más condenable de esta actitud es que se tira la piedra y se esconde la mano. En vez de hacer frente a lo que es innegable porque esta escrito, se recurre a la despreciable práctica de amenazar con denunciar a quien, seguramente dolido por las ofensas y el trato injusto a los que no lo merecen, filtró lo que, si no se podía sostener, nunca se debió escribir.     

El señor John Omar Candamil es un recién aparecido en la ciudad y en la vida del equipo, mientras que la afición y la prensa deportiva llevan más 75 años siguiéndolo, acompañándolo cada ocho días en sus compromisos profesionales, apoyándolo en los momentos difíciles, respaldándolo en la A y en la B, llorando sus fracasos y sufriendo en silencio los oscuros manejos de algunos de sus directivos.

Si hay una institución que merece respeto y consideración por parte de los directivos del Deportivo Pereira, es su afición no solo porque es el alma deportiva de la ciudad, sino porque con su presencia permanente, con su apoyo incondicional, con su perseverancia y con su amor al equipo, se los ha ganado de sobra.

Por todo esto, rechazamos y condenamos los descomedidos comentarios de quien, como cabeza visible de una institución que pertenece a la ciudad, no solo tiene que responder por sus actuaciones, sino la obligación de respetar los comentarios de la afición y las críticas de la prensa deportiva, más, si como en este caso, son de sobra fundamentados.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -