17.4 C
Pereira
lunes, junio 27, 2022

Las cifras del trabajo infantil

Es tendencia

El Día del Padre

¿Por qué pasa esto?

El ruido ensordecedor

- Advertisement -

Pereira y su ?rea metropolitana son, seg?n el más reciente informe entregado por el Departamento Administrativo Nacional de Estad?stica sobre el mercado laboral, la segunda ciudad del pa?s, solamente superada por Sincelejo, con más alto n?mero de menores de edad trabajando.

No hay duda de que esta es una m?cula dentro del buen comportamiento de los ?ndices de desempleo que viene mostrando en las ?ltimas mediciones la ciudad y que la han colocado como una de las ciudades con más baja desocupaci?n en el pa?s y muy por debajo del promedio nacional, el que entre otras cosas se ha venido deteriorado en los recientes meses.

Nada tiene que estar haciendo un menor de edad ocupado en cualquier actividad laboral. Su lugar adecuado es un pupitre en un aula de clase, recibiendo educaci?n y formaci?n para luego ah? si trabajar y ser ?til a la sociedad. Dejar de estar estudiando para ocuparse en cualquier empresa, o negocio, o actividad, es una elecci?n equivocada e inconveniente que no se pude permitir y que hay que combatir.

Todo esto con un agravante y es que, en la inmensa mayor?a de los casos por no decir que en todos, los menores se van a la calle a ocuparse en tareas peligrosas para su salud o su integridad personal, o que no son propias para sus edades, o simplemente en las que terminan siendo explotados por personas abusadoras e inescrupulosas.

Y cuando eventualmente el menor cumple con los requisitos que exige la ley para permitir su trabajo, nunca se le reconoce lo que en justicia se le deber?a pagar por su labor, cuando no es que se abusa de ellos y se les encomienda tareas que no est?n en condiciones, por su edad, de realizar.

Da dolor e indignaci?n pasar, por ejemplo, por la plaza de mercado o por los dep?sitos de granos o de materiales de construcción de la ciudad y ver a decenas de menores descargando camiones y entrando productos pesados y voluminosos, o, para no ir muy lejos, por los cruces con sem?foros y ver grupos de ni?os de muy corta edad limpiando los parabrisas de los veh?culos o vendiendo comestibles de toda clase.

Son todos muchachos que deber?an estar en los colegios e institutos de educaci?n de la ciudad, recibiendo las ense?anzas de los maestros y profesores, y form?ndose para la vida, para constituir una familia y luego, ah? s?, ocuparse en un trabajo digno y justamente remunerado; en vez de estar en la calle sometidos a la explotaci?n laboral y el mal pago.

Es necesario, pues, que la Administraci?n Municipal afine cuanto antes una estrategia que permita reducir al m?ximo la deserci?n escolar y garantizar que todos los ni?os y adolescentes vayan al colegio en vez de quedarse en la casa cumpliendo labores domásticas, o, lo que es peor, trabajando donde se les pone a realizar labores pesadas y, además, no se les paga de acuerdo a la ley.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -