24.4 C
Pereira
sábado, octubre 1, 2022

La propuesta del Ministro

El Ministro de Transportes, Guillermo Reyes, dijo la semana pasada durante su intervención en el Congreso Nacional de Fasecolda, que, según sus propias palabras, el Gobierno “forzará” a los propietarios de los vehículos que circulan en el país a tener al día el llamado SOAT.

En Colombia, de acuerdo con la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV), hay 17.3 millones de vehículos matriculados de los cuales 8.17 millones, es decir casi la mitad, no tiene el Seguro Obligatorio vigente, con todo lo que esto significa para la seguridad no solo de los pasajeros, sino de los peatones y demás actores viales.

Según también datos de la misma fuente, el 60% de las motos que hay matriculadas en el país está circulando con el SOAT vencido y este otro diciente registro, en siete de cada diez accidentes de transito hay al menos uno de estos vehículo vinculado, lo que deja en claro la desprotección en que están las personas víctimas de un siniestro vial.

Dijo el ministro Reyes, que si se logra forzar a los colombianos a cumplir con la obligación de mantener el SOAT al día, no solo se va a equilibrar el riesgo que cubren las compañías hoy desbalanceado por la baja cobertura y la alta siniestralidad, sino que se va a garantizar la protección de todas las personas victimas de un accidente de tránsito.

Y añadió el funcionario que la única manera como se puede forzar a los colombianos a tener el SOAT vigente, es, de un lado exigiéndolo para cualquier trámite que deba hacerse ante las autoridades de tránsito y del otro, extendiendo la responsabilidad de cualquier accidente al propietario del vehículo.

En el primer caso, de alguna manera hoy se exige tener el SOAT al día para hacer cualquier gestión ante las autoridades de tránsito, porque en todos los casos se exige la revisión técnico-mecánica y para renovar esta es necesario presentar el seguro obligatorio. En el segundo caso queda la duda de si se le puede descargar la responsabilidad de un accidente de transito a quien no lo cometió, especialmente si este es producto de una violación clara de una norma como es conducir en estado de embriaguez.

En el caso de las fotomultas, por ejemplo, hay fallos judiciales que establecen  que la multa por exceso de velocidad o por cualquier otra infracción no es posible cobrársela al dueño del vehículo, sino que se le debe hacer exigible a quien iba conduciendo el vehículo. Cosa similar puede ocurrir en el caso del SOAT.

Bien podrían más bien las autoridades de tránsito hacer una gestión parecida a la que hace la DIAN con los contribuyentes, recordándoles permanentemente cuando deben presentar la declaración de renta o atender los compromisos fiscales si los hay. Con seguridad esta tarea mejoraría sustancialmente el nivel de recaudos del SOAT y rebajaría el número de vehículos sin el seguro vigente.

Adicionalmente, un verdadero control físico en las ciudades y en las carreteras,  garantizaría que mucho menos vehículo circulen por las vías del país sin el SOAT al día y sin la revisión técnico-mecanica vigente, además del pago del impuesto de rodamiento y de detectar otros problemas del vehículo.

Artículo anteriorHablar de amor
Artículo siguienteExcesos ecológicos

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -