15.6 C
Pereira
lunes, agosto 15, 2022

La Policía en riesgo

Durante el año 2021 y lo corrido del presente año, 9.822 miembros activos de la Policía Nacional, han pedido voluntariamente la baja en el servicio. La pregunta que obviamente salta a la vista es ¿cuál puede ser la causa para que un nivel de retiro que no tiene antecedentes en la historia reciente de la institución, se esté presentado ahora?

Algunas voces que intentan minimizar este anormal comportamiento, lo explican diciendo que es el efecto de una sentencia de septiembre de 2018 del Consejo de Estado que anuló el artículo que fijaba en 25 años el tiempo para el retiro de la Policía y abrió la posibilidad para que un número muy importante de uniformados pudiera pedir la baja voluntaria con 20 años de servicio a la institución.

Aunque esta es sin duda una posibilidad cierta y a algunos de los policías retirados los pudo haber animado la caída de la norma que exigía 25 años de servicio para poder pedir la baja de la institución, la verdadera razón para el retiro masivo de uniformados, parece ser las recientes condiciones en que les está correspondiendo cumplir con sus tareas.

Según miembros de la institución, un policía que ya cumplió los 20 años de servicio, prefiere pedir la baja voluntaria, cuando se le dice que tiene que salir desarmado a la calle a enfrentar las llamadas protestas sociales, comúnmente aprovechadas por los vándalos y las organizaciones criminales para asesinar a los miembros de la Policía.

Para no ir muy lejos, en los primeros siete meses de este año, han sido asesinados 36 policías, unos en enfrentamientos con manifestantes callejeros, otros en el control de orden público en distintos municipios del país, otros más víctimas de bombas explosivas y no pocos blancos de francotiradores dispuestos para eliminarlos.

Añadido esto a la incertidumbre que se ha creado entre los miembros activos de la Policía, con los reiterados anuncios de una reforma severa a la institución y los posibles cambios que pueda introducirle el nuevo gobierno y que apuntan a tener una entidad de corte mucho más civil.

Esto además de que muchos uniformados dicen que la Policía los ha dejado solos cuando tienen que enfrentar demandas penales por acciones del servicio, instauradas por organizaciones dedicadas a minar el prestigio de la institución y a enjuiciar a sus miembros, y que les ha tocado asumir de su propio bolsillo el costo de su defensa.

Sería muy grave que por esta incertidumbre y por la desprotección en que se sienten, los mejores hombres de la institución, los de mayor experiencia en la lucha contra la delincuencia organizada, los más capacitados en las técnicas avanzadas para atacar el delito, se retiraran de la Policía cuando todavía están jóvenes y mucho tienen para aportarle al país y a una institución que es vital para la democracia.

Artículo anteriorOasis
Artículo siguienteIngenio y producto pereirano por encargo

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -