26.4 C
Pereira
martes, agosto 16, 2022

La meta es todos vacunados

El viernes el departamento completó cuatro días sin registrar personas fallecidas como consecuencia del Covid-19. Es el efecto, no hay duda, del Plan de Vacunación que han adelantado las autoridades de salud y que especialmente en Risaralda se ha cumplido con mucho éxito.

Obviamente, a mayor número de personas vacunadas, menor riesgo, no necesariamente de contagios, pero si de los duros efectos de la enfermedad y de perder la vida en la lucha contra ella.

Por eso a pesar de que siguen los contagios, principalmente porque todavía hay una franja importante de risaraldenses que no se han vacunado, las muertes si han disminuido hasta alcanzar el alentador registro de cuatro días sin efectos letales.

Sin embargo, hay que tener en cuanta que todavía el departamento registra diariamente al menos una veintena de nuevos contagios y que al fin de semana había todavía un poco más de 180 pacientes hospitalizados por Covid, de los al menos cuales diez estaban en estado crítico en unidades de cuidados intensivos.

Es decir, que a pesar de los esperanzadores datos de los últimos días, todavía no se le ha ganado la guerra a la enfermedad y aún faltan cientos de personas por contagiarse y desafortunadamente no pocos por fallecer.

Esto porque, increíblemente hay más personas de las que se podría imaginar que se han rehusado a vacunarse y que, por lo menos en el  los próximos días, no están pensando en hacerlo.

Cómo lo han dicho las autoridades de salud, mientras no se logre un porcentaje de inmunización equivalente a lo que han llamado la inmunidad de rebaño, seguirá habiendo todos los días más contagiados y las buenas noticias de cero fallecidos de estos días solo serán un oasis en medio de los desoladores registros que día a día deja el Covid.

La manera de prevenir el contagio es utilizando permanentemente el tapabocas, lavándose las manos varias veces al día, evitando las aglomeraciones, observando el distanciamiento social y cumpliendo con las demás medidas de bioseguridad recomendadas por las autoridades; pero la única forma de evitar que la enfermedad tenga los efectos dolorosos que se conocen, es recibiendo las dosis correspondientes de la vacuna.

La meta tiene que ser, pues, lograr que el mayor número de risaraldenes esté vacunado y que todos, inmunizados o no, observen las medidas preventivas ordenadas por las autoridades de salud. Es la única menera como se podran llevar los contagios al mínimo y los fallecidos a cero, pero no algunos días, sino permanentemente.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

“Edith Stein”

Apenas empieza

Sombrío panorama

- Advertisement -