23.2 C
Pereira
domingo, mayo 26, 2024

La marcha del domingo

Queda notificado el Presidente de que el país no está de acuerdo con sus decisiones y no tolerará que pase por encima de las instituciones para tratar de quedarse en el poder.

Impresionante, por decir lo menos, fue la participación de los colombianos de todas las edades, de todos los sexos, de todas las condiciones sociales y de todas las expresiones raciales, en la marcha realizada el pasado domingo en todas las ciudades y poblaciones más importantes del país.

De manera pacífica y alegre, con banderas de Colombia y de las respectivas ciudades, con pasacalles y carteles, y con arengas y expresiones alusivas a las sucesivas decisiones del Gobierno Nacional, los risaraldenses y colombianos marcharon para manifestar su rechazo a la forma como el presidente Petro está orientando los destinos del país y a su reiterada intención de desconocer las instituciones democráticas.

Con la marcha del domingo, la inmensa mayoría de colombianos, esa que es la paga impuestos, la que produce riqueza para el país, la que hace empresa y genera empleo, y la que sostiene las instituciones, le ha dicho al Presidente que no está de acuerdo con el trato que le ha dado al Congreso, a las Altas Cortes, a la Fiscalía, a la Procuraduría, a la Policía, a los mandatarios elegidos en octubre por fuerzas políticas distintas a las del gobierno, a los expresidentes, a los empresarios, a los comerciantes, a los medios de comunicación y en general a todo el que manifiesta su desacuerdo con el gobierno.

También le ha notificado al Presidente que no permitirá que se pase por encima de la Constitución Nacional, que tiene que respetar la independencia del Congreso y sus autónomas decisiones, que los fallos de la Justicia son incuestionables y que si piensa convocar una constituyente tiene que hacerlo conforme al artículo 376 de Carta Constitucional.

Le ha dicho además esa inmensa mayoría de ciudadanos, que bajo el absurdo de la llamada Paz Total, le está entregando el país y sus instituciones al Eln, a ‘Iván Mordisco’, a la ‘Segunda Marquetalia’, al ‘Clan del Golfo’, a los narcotraficantes, a la primera línea, a los paramilitares, a los sindicatos, a los terroristas que disfrazados de estudiantes están acabando con las universidades y a los cientos de asesinos que han sido dejados en libertad a cambio de aplaudir al gobierno.

Como si fuera poco esa expresión mayoritaria de colombianos le ha dicho al Gobierno que a golpe de decretos, de amenazas y de chantajes va a arrasar con el sistema de salud, a hacer insostenible el sistema pensional, a acabar con las empresas y el empleo, a enterrar a Ecopetrol y a poner la justicia al servicio de los delincuentes y en contra de los buenas colombianos; y que el país no está dispuesto a tolerar nada de esto.

Por último, los colombianos en su inmensa mayoría le recordaron al mandatario que Colombia está en manos de unos funcionarios corruptos, de los delincuentes, de los narcos, de las mafias, de los extorsionistas y de todos criminales, por cuenta de encerrar y deshonrar la Policía y prohibirle al Ejército cumplir con su obligación constitucional.

Queda entonces suficientemente notificado el presidente Petro, así él lo quiera subestimar, que el país no está de acuerdo con sus decisiones y no tolerará que pase por encima de las instituciones para tratar de crear las condiciones que le permitan permanecer en el poder más allá del período para el cual fue elegido.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -