La jornada sin IVA

Esta es una oportunidad para impulsar el consumo y para ayudar a la reactivación de la economía y a la recuperación del empleo; pero también que trae riesgos para la salud.

Por decisión del Gobierno Nacional se realiza hoy en todo el territorio nacional la tercera jornada del “Día sin IVA”. Ya los colombianos pudieron disfrutar de 24 horas de ofertas especiales, de promociones, de rebajas y especialmente de una larga lista de productos especialmente de tecnología y para el hogar, libres del impuesto de 19% que regularmente graba a todos los bienes y servicios de consumo masivo.

Por supuesto, alrededor de la jornada de hoy se han generado muchas prevenciones. Sin duda, esta es una oportunidad para impulsar el consumo, para ayudar a la reactivación de la economía y para la consecuente recuperación del empleo; pero también es una actividad que trae riesgos para la salud de los ciudadanos.

Las autoridades de salud nunca fueron claras con las consecuencias que dejó el primer día sin IVA cuando la gente literalmente se volcó sobre las grandes superficies para aprovechar los precios sin impuesto, y los funcionarios respectivos fueron incapaces de controlar, de un lado el ingreso ordenado a los almacenes y del otro, las medidas de bioseguridad necesarias para proteger la salud de los ciudadanos; pero los registros oficiales si mostraron el mayor avance de los contagios en los días posteriores a esta jornada.

Hoy, aunque los datos muestran que los niveles de personas alcanzadas diariamente por el virus no ha rebajado y los riesgos persisten, se espera que los establecimientos comerciales estén mucho mejor preparados que hace cuatro meses para recibir un volumen alto de compradores y que los ciudadanos hayan aprendido a usar los elementos de bioseguridad y a manejar la prevención, lo que permite esperar que esta jornada tenga los efectos en la economía deseados y ninguno negativo en la salud de los colombianos.

La economía regional necesita de eventos que la dinamicen, que permitan que su reactivación se de lo pronto posible y que ayuden a activar el consumo y la generación de empleo, y no hay duda de que una jornada como esta de precios y de ofertas muy por debajo de lo habitual, puede ser un motor que ayude a regresar cuanto antes a esa normalidad que se perdió con la pandemia.

Lo importante es que hoy los establecimientos comerciales de la región refuercen sus medidas preventivas para garantizar la seguridad de los compradores, las autoridades ajusten los controles para evitar las aglomeraciones y los ciudadanos tengan conciencia clara de su responsabilidad de autocuidado y distanciamiento, para que la jornada de hoy sea lo que el Gobierno quiere y el país necesita, y, sobre todo, esté libre de riesgo y graves efectos posteriores en la salud de los colombianos.

Deja un comentario