17.1 C
Pereira
sábado, noviembre 26, 2022

Hubo descuido y negligencia

No puede haber una peor noticia para la Ciudad que el retiro del apoyo económico del Gobierno Nacional al proyecto de construcción de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales y por tanto de la congelación de, sin duda, una de las obras más importantes que requiere Pereira.

Luego de ser declarado en junio pasado desierto el proceso licitatorio para la construcción de la planta, hecho que entre otras cosas nunca sido lo suficientemente explicado a los pereiranos, el Ministerio de Vivienda le concedió un plazo al Municipio hasta el 31 de octubre pasado para que reformulara el proyecto; pero pasado este tiempo, no se hizo, lo que originó la liquidación del convenio y la cancelación del aporte nacional.

El alcalde Maya ha salido a decir que los dineros no se han perdido y que lo que hay que hacer es ajustar el proyecto a los precios de hoy y volverlo a presentar al Gobierno para conseguir su apoyo ya no con la cifra que había destinado, sino con la resultante de la actualización del proyecto.

Por supuesto que siempre existe la posibilidad de lograr el apoyo de la Nación para los grandes proyectos de infraestructura de las regiones; pero lo cierto en el caso de la PTAR es que los recursos aprobados y destinados para la obra, ya se perdieron y que hay volver a empezar desde el principio con el proyecto ajustado que se presente.

Y para nadie es un secreto no solo las restricciones presupuestales que tiene el país, sino la política del nuevo gobierno de solo continuar apoyando aquellas obras que no solo ya están en ejecución, sino que llevan un porcentaje importante de construcción, el resto están siendo suspendidas y clausuradas.

En el papel, pues, se puede conseguir la voluntad de la Ministra de Vivienda para apoyar el proyecto y tramitar la nueva propuesta ajustada; pero en la práctica no va a ser fácil conseguir nuevamente los recursos, con el agravante de ser para una ciudad que no fue capaz de aprovecharlos y que, por una falta de gestión, los dejó perder.

Para decirlo de una manera más coloquial, habiendo tantos municipios haciendo fila con proyectos listos, evaluados y viabilizados por el Gobierno Nacional, en espera de la posibilidad de algunos recursos, no creemos que el ministerio del ramo vaya a preferir al que ya se le dio y no los aprovechó, que al que está esperando la oportunidad.

La pregunta es ahora, ¿quién responde por semejante fiasco? No basta con decir que el dólar subió y por tanto las condiciones económicas del proyecto cambiaron. Todo el mundo sabía que la tasa de cambio se iba a disparar y no se previó en la licitación, y ¿por qué no se ajustó el proyecto como lo pidió el Ministerio y se entregó en el plazo otorgado? El gerente de Aguas no ha abierto la boca ni su junta directiva. Allí hubo descuido y negligencia y eso merece una explicación.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -