14.7 C
Pereira
martes, abril 23, 2024

Hay que extremar el control

El caso del joven que perdió la vida tres días después de que chocara de frente contra un articulado del Megabús en la carrera octava con calle 38, cuando iba en una moto, es el común denominador de lo que sucede con un altísimo porcentaje de estos aparatos y de sus propietarios o de quienes los conducen.

Según el informe oficial del accidente, al desafortunado joven no le encontraron ningún documento de identidad ni personal ni de la moto, cuando fue auxiliado y llevado al Hospital San Jorge por una ambulancia privada; pero luego de consultarse el Rut de la moto se encontró que en el momento del accidente, el ahora fallecido no tenía licencia de conducción y el aparato en que viajaba no contaba con seguro, ni tenía certificado de revisión tecnicomecánica y por tanto tampoco tenía Soat.

Un reciente informe de la Agencia Nacional de Seguridad Vial decía que más de la mitad de las motos que circulan en el país no poseen revisión tecnicomecánica y de los motociclistas un porcentaje cercano no tiene licencia, unas estadísticas que concuerdan con las condiciones en que el joven siniestrado conducía su moto.

Lo grave de esto es que esta realidad la conocen de sobra las autoridades de tránsito y la policía de carreteras, porque es pública y oficial y además porque los hechos que ocurren todos los días, lo ratifican; sin embargo, nada se hace para corregirla o siquiera para disminuirla.

El racionamiento es sencillo, si la mitad de las motos circulan sin revisión tecnicomecánica y sus conductores no tiene licencia, en cualquier ejercicio de control que se haga, ese mismo porcentaje o muy parecido tendrá que explicarle a las autoridades por qué está conduciendo sin cumplir con las exigencias de ley; lamentablemente, este necesario control no se hace.

Las autoridades prefieren estar pendientes de algún despistado que olvido que tenía pico y placa o simplemente que quiso violar la norma, para aplicarle todo el peso de la ley, Y así debe ser; sin embargo, ante la imposibilidad de requerir al mayor número de motos posibles y también controlar el pico y placa, no hay duda de que es mejor verificar lo primero.

Un vehículo que no observa el pico y placa lo más grave que pude ocasionar es un poco de más de congestión en la vía, en cambio un motociclista que circula sin licencia, sin revisión tecnicomecánica y sin Soat es un riesgo que puede convertirse en una pérdida humana como ocurrió en el caso de la octava con 38.

Es necesario, pues, que las autoridades de tránsito extremen el control sobre los vehículos, especialmente las motos, que circulan sin el cumplimiento de las normas mínimas de seguridad, si no se quiere seguir incrementando los dramáticos registros de siniestros viales y de personas que pierden la vida por causa de su propia irresponsabilidad.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -