18.8 C
Pereira
martes, septiembre 27, 2022

Ganan los grupos armados

El ministro de Defensa, Iván Velásquez, anunció que ha dado instrucción precisa a los distintos comandantes de las Fuerzas Militares de suspender todas las operaciones de bombardeo que se adelantan contra las organizaciones armadas ilegales, cuando esté confirmada la presencia de menores de edad.

El funcionario dijo que los menores de edad que hacen parte de estos grupos irregulares, han sido reclutados de manera forzada y por tanto “son víctimas de esa violencia que hemos vivido por tantas décadas” y explicó que el gobierno del presidente Petro siempre privilegiará la vida sobre la muerte.

Por supuesto que miradas las cosas así simplemente, justifican la decisión del Gobierno de suspender las operaciones de bombardeo, pero se pasa por alto circunstancias como que una persona armada de un fusil es un combatiente que no pierde esta condición por el hecho de ser un menor de edad, y al que las Fuerzas Armadas tienen la obligación de enfrentar y combatir.

De no ser así se le estaría dando una inmensa ventaja operativa y estratégica a los grupos armados al margen de a ley, que podrían en adelante simplemente, como medida de protección contra la acción de la Ejército, mantener niños dentro de sus filas y, algo peor, estimular el reclutamiento y enfilamiento de estos, para usarlos como escudos humanos contra la Fuerza Pública.

Nada sería más sencillo para el Eln, o para las disidencias de las Farc, o para el Clan del Golfo, o para cualquier otra organización armada ilegal, para protegerse de una de las acciones más eficaces de las Fuerzas Armadas y que mejor resultado ha dado contra los grupos ilegales, como son los bombardeos, que mantener reclutados entre sus filas a niños y menores de edad.

Por otro lado, llama la atención que una decisión que es puramente operativa y que si se quiere hace parte de la estrategia militar, el ministro Velásquez la ventile abierta y públicamente como si se tratara de mostrarle al país unos nuevos y modernos equipos adquiridos para combatir las organizaciones ilegales y la violencia.

Qué necesidad tenía el Ministro de contarle a todos los grupos amados ilegales que hay en el territorio nacional que las Fuerzas Armadas no bombardearan sus madrigueras ni sus escondites mientras tengan entre sus filas a menores de edad. Obviamente, en adelante este será un principio irremplazable para las organizaciones armadas ilegales. Por supuesto que en la guerra contra la ilegalidad que adelantan las Fuerzas Armadas hay que garantizar el apego absoluto a los preceptos del Derecho Internacional Humanitario y  el respeto a los derechos humanos, pero una cosa es esto y otra bien distinta un menor de edad armado de un fusil disparándole a la Fuerza Pública, matando civiles y sembrando violencia.

Artículo anteriorYAKY EN LA ASAMBLEA DEPARTAMENTAL
Artículo siguienteOasis

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -