22.4 C
Pereira
jueves, diciembre 1, 2022

Falta autoridad

La semana pasada, el doctor Andrés Vanegas, Subdirector de Movilidad de Pereira, dijo, cuando se le preguntó en una entrevista concedida a este periódico y publicada con motivo de la celebración de la Semana de la Movilidad, cómo solucionar el creciente problema que tiene la Ciudad en materia de movilidad, que este un tema de conciencia y que los ciudadanos deben renunciar al privilegio del transporte individual.

“Debemos, dijo el funcionario, ser conscientes en pensar como colectivo, más que como particular, de cómo hacemos para hacer una movilidad más eficiente, cómo en el viaje del día a día yo puedo optar por un medio de transporte que no contamine, que no ocupe tanto la malla vial y eso implica por ejemplo usar el Megacable, el Megabús, la bicicleta u otras opciones de micro movilidad; pero lo anterior requiere incomodarnos un poco, porque estamos acostumbrados a la comodidad y flexibilidad que el carro particular nos ofrece”.

Y añadió el doctor Vanegas para referirse a la solución de los trancones, “estamos convencidos que la movilidad se soluciona tomando decisiones conscientes como sociedad, para poder optimizar una red vial que básicamente está saturada de acuerdo al parque automotor que está actualmente en la Ciudad”.

Tiene razón el doctor Vanegas cuando dice que hay que tratar de quitarle vehículos a la abandonada e insuficiente malla vial de la Ciudad y de generar consciencia en los ciudadanos sobre la necesidad de ir reemplazando el transporte individual, el del carro particular personalizado, por el colectivo público.

Pero paralelo a esto es indispensable que a las personas se le pueda garantizar seguridad, una mediana comodidad, cumplimiento de los itinerarios y garantía en los tiempos de desplazamiento. Ninguna persona va a tomar el Megabús para ir a trabajar por ejemplo, si  no sabe cuánto se va demorar para llevarlo y a qué horas va a llegar a su trabajo. Y hoy es un imposible ofrecer y garantizar esto.

Montar en Megabús hoy es un riesgo para la seguridad de cualquier persona y una ruleta el tiempo de desplazamiento. Mientras los articulados estén en las condiciones de deterioro en que se encuentran y los corredores viales hechos para el Sistema, sean exclusivos para todo menos para los articulados, viajar en el transporte masivo será un martirio que nadie querrá vivir.

Ahora, también es cierto que la malla vial está saturada, pero la principal causa de esta situación no es la cantidad de vehículos, sino el desorden que vive la Ciudad y especialmente la falta de presencia de la autoridad. Los inmensos trancones que se forman en buena parte de las calles y avenidas se deben no al tráfico, sino a los carros mal parqueados, a los talleres que trabajan en la vía y, por supuesto, a que los guardas de tránsito están chateando por el celular.

Celebramos, pues, todo lo que anunció el doctor Vanegas está haciendo el Instituto de Tránsito para modernizar la red de semáforos y mejorar la movilidad en la Ciudad; pero mientras la anarquía sea la dueña de las vías, el transporte público no sea confiable y la autoridad de tránsito solo aparezca para perseguir a los medios que denuncian tanta incapacidad, la movilidad cada día será más insoportable.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -