22.6 C
Pereira
miércoles, abril 24, 2024

Esfuerzo perdido

Esta semana se anunciaba en este medio la llegada del programa “Megabici” al sector de Circunvalar, con la instalación de tres estaciones, una en inmediaciones de la Iglesia San José, otra en el parque La Julia y la tercera en cercanías del centro comercial Parque Arboleda.

Las nuevas estaciones, donde se podrá tomar en préstamo, sin ningún costo, una bicicleta eléctrica para ir de un lugar de la ciudad a otro y devolverla en cualquiera de las estaciones en servicio; se suman a las ya existentes en el parque El Lago, Olaya Herrera, La Libertad y la Plaza de Bolívar.

Paradójicamente a más estaciones del Megabici, más bicicletas en servicio para uso de los pereiranos y más ciclorrutas construidas para comodidad y seguridad de quienes estén dispuestos a usar este medio de transporte alternativo y muy considerado con el medio ambiente, menos control de las autoridades y menos respeto de los ciudadanos por los espacios construidos y reservados para las bicicletas.

El alcalde Juan Pablo Gallo se ha empeñado, si se quiere tercamente, y ha hecho un esfuerzo presupuestal inmenso, inclusive sacrificando espacios muy importantes en vías de por si muy estrechas y limitadas para la circulación de la cada vez más grande cantidad de vehículos que hay en la ciudad, para construir una ciclorruta por las principales calles y avenidas de Pereira.

A la carrera séptima, por ejemplo, se le quitó, desde el parque La Libertad y hasta la glorieta de Saludcoop, parte de su escaso espacio de circulación, para hacer una ciclorruta que mal utiliza todo el mundo menos las bicicletas para las que supuestamente fue reservado. Igual sucede con la carrera octava entre El Lago y la Plaza de Bolívar y la recién construida ciclorruta de la Calle 21.

Quien pase a cualquier hora del día y principio de la noche por las carreras séptima y octava, podrá, sin ningún esfuerzo, ver que el espacio delimitado para uso de las bicicletas está permanentemente invadido de motos, de vehículos, de camiones repartidores de cerveza y gaseosa, de carretas de frutas, de carritos de tinto, de puestos de comida y hasta de las bolsas de basura que sacan a la calle todos los establecimientos que hay a lo largo de estas vías.

Pero lo más doloroso de todo es que esto ocurre todos los días, en las vías más céntricas de la ciudad y a los ojos de todo el mundo, y ante la mirada complaciente de las autoridades que tienen la obligación de controlar y hacer respetar los espacios construidos para el uso exclusivo de las bicicletas.

Muy valioso, pues, el esfuerzo que está haciendo la administración del alcalde Gallo para ampliar y mejorar la cobertura del programa Megabici; pero mientras no haya control sobre las ciclorrutas y los espacios construidos para las bicicletas, todo este esfuerzo y la inversión se va a ir por la alcantarilla.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -
Artículo anterior
Artículo siguiente

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -