24.4 C
Pereira
sábado, julio 2, 2022

Esfuerzo perdido

Es tendencia

Un buen mensaje

Un problema conocido

- Advertisement -

Con la inauguración  el año pasado del Túnel de La Línea por parte del presidente Duque y con los buenos anuncios de las distintas entidades y organizaciones que tienen que ver con el transporte de carreteras, se pensó que por fin el puerto de Buenaventura y el occidente del país se habían acercado a Bogotá en por lo menos una hora y media.

Lamentablemente esto no ha ocurrido y en la práctica, no por culpa por supuesto del túnel, aunque este no ha estado exento de accidentes e inconvenientes, sino del resto de la vía; el tiempo que se gana quien vaya, por ejemplo, de Buenaventura a la capital de la República o viceversa, son apenas unos pocos minutos.

Según el reporte de las autoridades de transporte, solo en lo que va corriendo del año, la vía entre Calarcá y Cajamarca ha sido cerrada en nueve oportunidades por distintas causas e inconvenientes ocurridos en la vía. El último fue un hundimiento de la calzada ocurrido la semana pasada que implicó el cierre de la toda la vía por más de ocho horas con el consecuente perjuicio para quienes transitan regularmente este recorrido y especialmente para el transporte de carga.

De acuerdo con estimativos de Fedetranscarga, el tiempo de recorrido de un vehículo pesado entre el Valle del Cauca y Bogota ha pasado, con los permanentes cierres de la vía y los continuos inconvenientes en muchos tramos, de 18 a 22 horas, lo que significa un importante sobrecosto en la mercancía transportada.

Ni que hablar del daño que todo esto le causa a la competitividad del país. Difícilmente un  producto que se fabrica, por ejemplo, en el centro del país y que debe salir para el mercado internacional a través del puerto de Buenaventura, puede competir en costos con los producidos en otras partes del mundo y que tienen una condiciones de transporte mucho mejores que las nuestras.

El gobierno ha dicho que en el 2023 serán entregadas las obras totales del corredor vial Girardot-Ibagué-Cajamarca, sin embargo, al último día de abril el avance del proyecto era apenas del 50,66% lo que hace pensar que difícilmente una obra se semejante envergadura puede estar terminada para el año entrante como se ha anunciado. 

Ahora, en cuanto a las obras que faltan en el tramo entre Calarcá y Cajamarca y que supuestamente, de acuerdo con los anunciado durante la inauguración del Túnel de la Línea, iban a ser entregadas antes de terminar el año pasado, no parece que vayan a ser puestas en servicio en el 2022. 

Mientras todo el corredor víal entre Ibague y Calarcá no este completamente terminado y puesto en servicio los túneles y viaductos que están poyectados y algunos en construcción, no solo el tiempo de viaje entre el Eje Cafetero y el Valle con el centro del país y por supuesto los costos de transporte de la carga, no se reducirán, sino que el inmenso esfuerzo económico del túnel se perderá.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -