23.4 C
Pereira
martes, agosto 16, 2022

Es urgente poner orden

Las imágenes que presentó el noticiero El Diario TV el viernes pasado y que mostraban algunas motos montándose por el separador central de la Avenida del Ferrocarril en Dosquebradas para cruzar a la otra calzada, desnudan una vez más la incultura de los motociclistas, el desprecio por las normas de tránsito y la absoluta ausencia de la autoridad.

Los motociclistas en vez de ir hasta la glorieta que hay más adelante y regresar, como es lo correcto y lo que no solamente ordenan las normas de tránsito, sino la prudencia y las más elementales normas de seguridad, se montan y cruzan por el espacio que está reservado y señalado para uso de los peatones.

Lo más increíble de esto es que mientras tanto, no solo los peatones tienen que cruzar la avenida por cualquier parte menos por la zona reservada para ellos y que, como debe ser, está al pie de los semáforos, sino las personas en silla de ruedas o con graves limitaciones físicas; porque precisamente las zonas delimitadas para estos son donde el separador tiene un deprimido y por tanto le facilita el paso a los motociclistas.

Mientras tanto, en el lugar, como seguramente en muchos otros sitios, no se le conoce la cara a las autoridades de tránsito. La pregunta es, si la comunidad ya le ha pedido a estos funcionarios su intervención antes de que ocurra allí un accidente con consecuencias que lamentar, por qué no se han asomado siquiera a ver cuál es el problema.

Si la Administración Municipal no consideró en el proyecto la construcción de un paso elevado que tuviera las condiciones adecuadas para que los personas en condiciones de discapacidad, pudieran cruzar una vía tan congestionada y de tan alto tráfico como la avenida del Ferrocarril, lo mínimo que tiene que hacer es garantizar que el cruce a nivel ofrezca todas las garantías para la vida de los peatones, especialmente de las personas con limitaciones físicas.

Y el problema que recoge el informe periodístico del noticiero de este periódico, es solo uno de los muchos, igualmente graves o hasta peores como, el que también se mostraba en las paginas del impreso, del cruce de la avenida Simón Bolívar a la salida del Viaducto y el ingreso al barrio El Japón; que existen en las vías de Dosquebradas.

Es urgente que las autoridades de tránsito de la vecina ciudad hagan presencia y pongan orden en un sitio en donde si no ha ocurrido un accidente grave es porque Dios no ha querido; pero la manera como a cada instante un motociclista se pone de ruana el separador central, por el espacio reservado para los peatones, es para que ya hubiera sucedido una tragedia.

Artículo anteriorA estudiar, vagos
Artículo siguienteBaby shower

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -