25.4 C
Pereira
miércoles, junio 29, 2022

Es la oportunidad para revisar

Es tendencia

- Advertisement -

El s?bado al principio de la tarde un fuerte temblor de tierra sacudi? el Eje Cafetero, la regi?n centro-occidente del pa?s y buena parte de otros departamentos, y aunque, por fortuna, no dej? p?rdidas humanas, ni daños considerables en edificaciones y construcciones, si gener? zozobra, miedo y hasta p?nico en muchas personas.

Hasta donde se conoce, los efectos del movimiento tel?rico no reflejan en nada lo que se sinti? especialmente en la regi?n. La fuerza con que se sacudi? la tierra y su duraci?n hicieron suspender todas las actividades habituales de los habitantes, los sacaron en instantes a las calles y trajeron a la memoria los fuertes sismos de hace varios años, esos s? que dejaron muerte y devastaci?n en esta parte del pa?s.

De todas maneras, el hecho obliga a las autoridades y a los organismos responsables de la atenci?n de emergencias, a revisar todos los protocolos y los procedimientos que hay establecidos para atender las posibles urgencias que ocasionan acontecimientos de esta naturaleza.

Es la oportunidad de mirar si los distintos organismos dedicados a la atenci?n de desastres est?n lo suficientemente articulados para evitar duplicidad de tareas, o roces inconvenientes en un momento de estos; si se cuentan con los equipo y elementos necesarios para desarrollar adecuadamente unas labores que a veces son complejas; si el personal disponible es suficiente y est? debidamente capacitado para enfrentar un hecho que puede ser catastr?fico; y si las instituciones paralelas que son parte esencial en la emergencia, como los hospitales y toda la red de salud, est?n disponibles para cualquier eventualidad.

Este tipo de acontecimientos genera confusi?n y en muchos casos desespero, no solo en los afectados, sino en quienes hacen parte de toda la cadena de atenci?n de la emergencia, y si no se est? lo suficientemente preparados y entrenados, las ayudas pueden no llegar a tiempo o d?nde más se necesitan, y contribuir a que las consecuencias sean a?n más graves y dolorosas de las que en principio hubieran sido.

Casos se conocen de hechos iguales o parecidos que sucedieron y que por no estar las poblaciones o sus comunidades preparados para la emergencia, los resultados han sido dolorosos no solo en p?rdida de vidas humanas, sino en damnificados y en la magnitud de las afectaciones a estos.

Valga, pues, la pena el sacud?n del s?bado, que no fue suave ni corto, 6.0 en la escala de Richter es un movimiento s?smico catalogado por todos los expertos como fuerte, para mirar qu? tan preparados esta la ciudad para un evento de esta naturaleza y darle un repaso minucioso y serio a la manera como las distintas instituciones y organismos de atenci?n desastres deben responder en caso de una emergencia grave.

Artículo anteriorVamos por la política p?blica de biling?ismo
Artículo siguienteNueva

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -