23.4 C
Pereira
viernes, agosto 12, 2022

Es hora de resultados

Es la única manera como los ciudadanos pueden recuperar la credibilidad en la Policía y devolver a la gente la tranquilidad y la sensación de seguridad que se perdió hace rato.

A pesar de que los homicidios bajaron un poco en la Ciudad en los primeros seis meses de este año y las extorsiones también lo hicieron mínimamente, en general los delitos que afectan la tranquilidad pública y la convivencia ciudadana, no tuvieron el mismo comportamiento positivo de los anteriores.

Según el informe oficial de la Policía Metropolitana, entre el primero de enero y el 26 de junio pasado, se presentaron en Pereira 1.553 hurtos a personas, lo que significa un aumento del 43% frente al mismo período del año anterior, cuando se registraron 1.085 de estos mismos casos.

Cosa parecida ocurrió con los hurtos de vehículos. De acuerdo con la misma fuente, mientras el año pasado en el mismo período analizado, los carros robados fueron 14, este año iban, al 26 de junio, 24 hurtados. Esto representa un incremento de más del 70%. Y en el caso de las motos el aumento fue 44%, al pasar de 57 en el año 2021 a 82 en los primeros seis meses de este año.

Igual ha sucedido con las lesiones personales, otro de los delitos que más afecta la tranquilidad de la comunidad. Al cierre del primer semestre de este año las autoridades tenían registrados 504 casos de lesiones personales, mientas que a la misma fecha del año pasado este delito sumó 426, lo que quiere decir un crecimiento del 18%.

Lo más grave de todo esto es que las cifras entregadas por las autoridades, en estos casos nunca reflejan la realidad de lo que está sucediendo en la ciudad, porque los ciudadanos, en un porcentaje que según estimativos oficiales es del 70%, no recurren a las oficinas respectivas a denunciar el delito del que han sido objeto.

Por razones que van desde la desconfianza en la verdadera utilidad de la denuncia, hasta el temor a sufrir alguna represalia por parte del delincuente, los ciudadanos prefieren irse para sus casas a lamentarse de lo que les sucedió, que ir a una inspección a perder tres o cuatro horas mientras algún funcionario le recibe la denuncia.

Es hora de que las autoridades digan algo más que se va a aumentar el número de agentes que vigilan la ciudad, o que se han puesto en funcionamiento unas cuantas docenas de cámaras con reconocimiento facial, o que ya llegó el helicóptero que ofreció la Policía Nacional a Risaralda, o que se ha puesto en marcha una novedosa estrategia para combatir la delincuencia callejera y las organizaciones criminales que actúan en la región.

Ya es necesario que se conozcan resultados concretos, que se sepa cuántos delincuentes han sido entregados a la justicia y enjuiciados, cuántos capturados gracias a las cámaras de reconocimiento facial, cuántos vehículos robados fueron recuperados, cuántos desguazaderos desmantelados, cuántos criminales están tras las rejas, cuál es el balance de las estrategias de seguridad que se han anunciado desde el comando de policía y cuál es la fecha-meta para revertir las cifra que se acaban de dar.

Es la única manera como, primero; los ciudadanos pueden recuperan la credibilidad en la Policía, y segundo; cómo se le puede devolver a la gente la transquilidad y la sensación de seguridad que se perdió y que hasta ahora nadie ha hecho algo para devolverla.

Artículo anteriorCambio x cambio
Artículo siguienteRisaralda de Colombia para el mundo

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -