26.4 C
Pereira
lunes, agosto 8, 2022

Era lo mínimo

Es tendencia

Ojalá, no pase

Empieza la era Petro

Aceptable balance

- Advertisement -

Dice una información de prensa que, por orden directa del Ministro de Defensa, se va el comandante de la Policía Metropolitana de Pereira, Coronel Aníbal Villamizar. La decisión fue el producto del vergonzoso montaje que miembros de la institución prepararon para hacerle creer al alto funcionario que tras una labor de seguimiento e inteligencia se había logrado desarticular una cadena del delito y la demolición de una de la peores ollas de la Ciudad y un foco de inseguridad.

Era lo mínimo que podía pasar luego del oso que hizo el ministro Molano cuando, engañado por la Policía, vino a la Ciudad a presidir la demolición de un edificación supuestamente dedicada a la distribución, venta y consumo de droga, cuando en realidad se trataba de una vivienda habitada hace más setenta años por una familia que tuvo que desocuparla por amenazas recibidas.

Al Ministro le dijeron que se trataba de una peligrosa guarida de delincuentes y de un escondite de jíbaros y consumidores de alucinógenos, y lo invitaron a que viniera a presidir una rueda de prensa y dar la orden de meter el gigantesco brazo de la retroescabadora por una de las pequeñas ventanas del inmueble.

Y por supuesto, el doctor Molano no solamente vino a eso, sino que aprovechó para ponderar largamente la tarea de la Policía contra el delito. Pero él no se imaginó que se trataba  de un burdo montaje con el bajo interés de obtener beneficios individuales y reconocimientos institucionales para la Policía regional.

El montaje fue tan vergonzoso que para ingresar a la edificación y hacer los videos que sustentaron la operación, le fueron pedidas prestadas las llaves a un nieto de la anciana dueña de la vivienda, y para completar, las personas mostradas como consumidores de droga, eran unos indigentes que fueron recolectados en el entorno por la Policía y llevados al lugar.

Todo indica que ante la falta de resultados como consecuencia del traslado a otras regiones del país, ordenado por el alto oficial, de un centenar de agentes, entre los que estaban los más experimentados investigadores y los que mejores logros habían conseguido en la lucha contra el tráfico de estupefacientes, fue necesario recurrir a esta ominosa estrategia.

Con este vergonzoso episodio queda, pues, la duda de si todos lo datos que últimamente ha dado la Policía sobre sus logros en la lucha cntra la delincuencia organizada, son realmente ciertos, o si también han sido simples números fabricados para conseguir reconocimentos y beneficios personales al interior de la Institución.

Ojala, quien llegue a reemplazar al Coronel Villamizar sea un oficial a quien le interese más librar a la Ciudad de las organizaciones criminales que se han apoderado de ella y la seguridad de los neperianos, que los show y los reconocimientos personales, que si se los otorgan merecidamente, son bienvenidos y, por supuesto, un estímulo necesario para su difícil labor.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -