25.4 C
Pereira
miércoles, junio 29, 2022

En manos de los delincuentes

Es tendencia

- Advertisement -

El frustrado atraco ocurrido la semana pasada en plena avenida Circunvalar y a la luz del día, y que dejó un atracador muerto y una persona herida, delata una vez más la inseguridad que está viviendo la ciudad, el riesgo permanente en que están viviendo los pereiranos y el avance de una práctica que ya se ha vuelto general y es el uso de una moto y un arma de juego para la comisión de cualquier delito.

En el caso de La Circunvalar cono en la mayoría de los que reseñan todos los días las páginas de los periódicos de la ciudad, el delincuente muerto intentó huir en su moto y con su arma de fuego hirió a la víctima del atraco.

El modus operandi es un bandido en una moto que escoge su victima, se arrima a ella le arrebata el objeto del atraco o la amenaza con un arma de fuego para que le entregue todo lo que lleva de valor y luego emprende la huida en su moto o aborda una que lo está esperando a los pocos metros, sin dejar rastro y sin que se le pueda hacer un verdadero seguimiento, porque las más de las veces las cámaras de seguridad del lugar y de la ruta de escape, están fuera de servicio.

La pregunta que hay que hacer es si está práctica común no amerita una estrategia para revisar y requisar aquellos motociclistas que sospechosamente circulan por la ciudad y sin aparente destino, o que se observa que pasan y vuelvan a pasar sin ninguna razón por el mismo lugar, o que se ven parados en una esquina haciendo nada y en actitud a todas luces de desconfianza.

La otra pregunta que nos hacemos es por qué razón si está prohibido, salvo las excepciones que contempla la norma, portar armas de fuego y circular con parrillero hombre, todos los delincuentes andan portando armas de alto calibre y transitan en pareja como si nada y sin que alguna autoridad siquiera los requiera.

Como siempre ocurre, el delincuente abatido en la Circunvalar tenía no uno sino varios antecedentes penales por delitos similares cometidos en varias ciudades, es decir era una grave amenaza para la seguridad de los ciudadanos, y, sin embargo, andaba tranquilamente y además armado, en una moto aparentemente robada y con un largo prontuario a sus espaldas.

Estamos seguros de que si las autoridades de tránsito hicieran su labor y adelantaran un plan sostenido de verificación de documentos de las motos que circulan por la ciudad, y la Policía hiciera lo propio con los antecedentes judiciales de quienes van en estos aparatos y un control al porte de armas, serían muchos los delitos que se evitarían y mucha la seguridad que se le devolvería a los pereiranos.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -