En defensa de los animales

El Concejo Municipal de Pereira acaba de darle último debate a un proyecto de acuerdo dirigido a regular las condiciones de bienestar de los animales en el proceso de manutención, reproducción, cría y comercialización. Queda entonces, pendiente solo la firma del alcalde Maya para que empiece a tener vigencia legal.

La nueva norma, que fue iniciativa del concejal Pablo Giordanelli, busca básicamente proteger a las especies animales del maltrato humano y evitar que en el proceso de comercialización se utilicen prácticas que afecten la vida y la tranquilidad de esos seres vivientes.

Ha sido costumbre en la ciudad que los establecimientos de comercio que tienen entre los productos que ofrecen al público, la venta de distintas variedades de animales y que utilizan como forma de promoción exhibirlos al público en jaulas y recipientes, los pongan en las vitrinas o cerca de ellas, de tal manera que sean fácilmente vistos por las personas que circulan por el lugar.

Por ejemplo, es común ver conejos, o pollitos recién nacidos, o gatos, o peces ornamentales exhibidos en las vitrinas de los almacenes dedicados a la venta de animales, e inclusive perros y gatos que son mostrados en jaulas pequeñas e incomodas; expuestos al ruido y a la presión que generan los vehículos que pasan, las actividades de la calle y hasta los curiosos que se aglutinan en las puertas a mirar las mascotas.

Esto, para no hablar de los animales que son llevados y exhibidos con fines comerciales en las plazas y lugares públicos, y que, con muy raras excepciones, lo hacen en condiciones verdaderamente lamentable. Generalmente son llevados en cajas o guacales estrechos e incomodos, y tenidos por largas horas al sol, sin gota agua y sin comida.

Es probable, de todas maneras, que en muchos casos no haya maltrato físico a los animales y ni siquiera se presenten acciones que pongan en riego la vida y la integridad de cualquiera de las especies; pero si se pueden darse circunstancias, especialmente externas, que afecten la paz y la tranquilidad de los distintos animales.

Por eso, tiene tanto sentido el proyecto de acuerdo que acaba de aprobar el Concejo Municipal. Hoy todas las ciudades están avanzando en defensa de los animales, en la búsqueda de su bienestar y en el mejoramiento de sus condiciones de vida, y la nuestra no podía ser la excepción, más teniendo en cuenta la existencia de costumbres que van en contravía del nuevo lugar que están ocupando las mascotas en nuestra sociedad.

Compartir

Deja un comentario