15.4 C
Pereira
domingo, octubre 2, 2022

En buena hora

Nada hay más agradable para quien llega a una ciudad, ni nada envía mejor una sensación de orden y de limpieza, que unos parques bien cuidadas y unos jardines florecidos.

En buena hora la administración del alcalde Carlos Alberto Maya realizó un convenio con la Asociación de Productores de Flores y Plantas Ornamentales, para el mantenimiento y ornato de las glorietas más vistosas y emblemáticas de la ciudad, y algunas de las zonas verdes que hoy ambientan nuestros parques y avenidas.

Desde la desaparición del Instituto Municipal de Parques y la entrega de la responsabilidad del cuidado y mantenimiento de las zonas verdes y parques de la ciudad a alguna de las dependencias de la estructura municipal, estas áreas se han venido a menos y convertido en una de las peores máculas de Pereira.

De no ser por la reciente adopción de la Sociedad de Mejores Públicas de Pereira de algunas de las plazas púbicas y recuperado su presentación e imagen, hoy estos sitios serían unos lugares nos solo sucios, malolientes y abandonados, sino invisitables para propios y extraños.

Pero esta entidad solo ha puesto su mano generosa sobre algunos de estos lugares, el resto ha quedado a merced de la muy eventual labor de limpieza y poda de árboles que hace alguna cuadrilla encargada de esta labor en la Secretaría de Infraestructura o en otra de las dependencias municipales.

Los parques y zonas verdes son además de unos lugares que adornan y embellecen las ciudades, y que les dan ese aire de color, de frescura y de cuidado, aquellos que le aportan el oxigeno y el aire puro que tanto necesitan unas urbes cada vez más llenas de chimeneas, de vehículos mal calibrados y de fogones callejeros.

Esto con el agravante que todas nuestras ciudades tienen unos índices bajísimos de zonas verdes y de árboles sembrados en comparación con los estándares promedio de otros países del mundo y con las recomendaciones de las organizaciones mundiales dedicadas al cuidado del aire, sobre las áreas verdes y los árboles sembrados que debe haber por cada determinado número de habitantes.

Nada hay más agradable para una persona que llega a una ciudad, ni nada envía mejor una sensación de orden, de limpieza y de aprecio por lo propio, que unos parques bien cuidadas y unos jardines bien tenidos y florecidos. Estos lugares son como su carta de presentación y, si se quiere, la imagen que los visitantes se llevan de ella.

Ojalá, este convenio, primero dure para que haya tiempo suficiente de recuperar y embellecer la ciudad, y no solo la asociación sino los pereiranos puedan ver el fruto del valioso trabajo que se está realizando; y segundo, se extienda a todas las glorietas y zonas verdes que tiene la ciudad.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -