23.4 C
Pereira
viernes, agosto 12, 2022

En alerta nuevamente

Esta semana los ríos Otún y Consota pusieron nuevamente en alerta a los organismos de atención de riesgos de la Ciudad. Las intensas lluvias en su cabecera subieron súbitamente el nivel de las aguas y pusieron en emergencia a los barrios y sectores cruzados por sus largos y desprotegidos cauces.

En el río Otún afortunadamente no se presentaron problemas graves a pesar de que el nivel de las aguas subió exageradamente y en varios tramos de su recorrido llegaron al borde de los muros de protección construidos por los sucesivos gobiernos para aislarlos de una posible inundación. Fue apenas la amenaza de desbordar los diques y meterse a muchos de los barrios que hay a lado y lado de su recorrido.

No ocurrió lo mismo con el río Consota que se salió de madre en buena parte de su trayecto y se metió a las calles y viviendas de barrios como El Rocío Bajo, La Playita en Cuba y en las zonas aledañas a la Universidad Católica, causando estragos materiales y dejando a decenas de familias damnificadas.

De todas maneras uno y otro caso causó daños cuantiosos en cientos de viviendas, pero, sobre todo, generó angustia y zozobra entre quienes habitan desde hace mucho tiempo las márgenes del río Consota especialmente a su paso por sectores como el Oso y la comuna Cuba, para no hablar del Parque El Vergel o las orillas del barrio San Fernando.

Lo más grave de esto es que las lluvias no amainan y por el contrario su intensidad ha aumentado en los últimos días, y, lo peor, que según el Ideam, el período de precipitaciones apenas está empezando y puede ir hasta mediados de junio, lo que significa que la posibilidad de desbordamientos, de inundaciones y también de deslizamientos, está latente.

De hecho en varias poblaciones del Departamento se han presentado en los últimos días derrumbes graves que han afectado vías y han dejado aisladas zonas productoras de alimentos y veredas importantes en la vida y en la economía de los municipios y del Departamento.

Y ni que hablar de las vías del  Departamento. Carreteras como la que conduce a Marsella, la que une a Apía con Pueblo Rico, la que va al municipio de Belén de Umbría, la que da acceso a algunas zonas rurales en Santa Rosa y, para no ir muy lejos, la propia vía que lleva a La Florida en Pereira, están siendo afectadas por deslizamiento y taponamientos que las han dejado por largas horas fuera de servicio.

El llamado entonces, es a las autoridades  y a los organismos de atención de riesgos para que redoblen la vigilancia e intensifiquen sus labores de monitoreo sobre aquellos sitios y zonas que están en riesgo de sufrir una emergencia o que tradicionalmente son afectadas por el invierno, para evitar que un exceso de lluvias pueda producir una lamentable tragedia como las que ya han vivido la Ciudad y el Departamento en el último tiempo.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -