26.4 C
Pereira
lunes, agosto 8, 2022

Empieza el 2022

Es tendencia

Ojalá, no pase

Empieza la era Petro

Aceptable balance

- Advertisement -

Pasadas las acostumbradas celebraciones navideñas y de fin de año, vuelve el país a retomar las labores habituales de 50 millones de colombianos. Los funcionarios públicos regresan a sus oficinas, el sector financiero vuelve a abrir sus puertas, la academia se prepara para iniciar año, el sector político hace los últimos esfuerzos para conseguir la mayor representación en el Congreso y la actual Administración entra en la recta final de su gobierno.

Es un año que se asoma con una expectativa cierta de crecimiento de la economía, de restablecimiento de la normalidad, de recuperación del empleo, de mejoramiento del consumo, de un mejor comportamiento en el comercio, de fortalecimiento del sector productivo, de superación de la incertidumbre y de consolidación de la tranquilidad y la seguridad ciudadana.

Pero también es una calenda que llega con decisiones que hacen menos halagüeño el año y que opaca y le resta impulso a la significativa alza en el salario que desde antier han empezado a devengar 4.800.000 colombianos, como, por ejemplo, el aumento en la salud, en la leche, en las llantas y neumáticos, en los vehículos, en los servicios públicos, en los celulares y en las tarifas de no pocas gestiones ante las dependencias oficiales.

En el campo de la salud, se espera que el Gobierno logre la llamada inmunidad de rebaño y reduzca al mínimo los nuevos casos de Covid y de fallecimientos por esta causa. Sin embargo, también, se espera que nuevas variantes sigan afectando a un número todavía importante de personas y que haga obligatorio la observancia de todas las recomendaciones de bioseguridad y de cuidados preventivos del contagio.

Desde el punto de vista de la actividad política, es un año signado por la renovación del Congreso y la elección del próximo presidente de los colombianos. En consecuencia, es un año con intenso movimiento, con muy poco trabajo del Legislativo y de muchas estrategias y alianzas entre partidos y movimientos con miras a la primera y segunda vuelta presidencial.

Ahora, en lo que tiene que ver con la seguridad ciudadana y la lucha contra los grupos armados, el narcotráfico y la delincuencia organizada, se espera que el Gobierno avance en el desmantelamiento de las organizaciones al margen de la ley, en el control al tráfico de drogas, en la desarticulación del delito y en el restablecimiento de la seguridad ciudadana.

Empieza, pues, el año lleno de expectativas y en medio de buenos indicadores y de un esperanzador optimismo en la mayoría de los actores de la vida nacional; pero también con muchas incertidumbres por lo que pueda ser el desarrollo del Covid, por los efectos de las alzas en productos de la canasta familiar y en materias primas fundamentales para muchos sectores de la industria, y por los efectos de los comicios electorales de mayo y junio.

Ojalá, todo transcurra dentro de las previsiones normales y el país pueda seguir avanzado en la necesaria recuperación de la economía, del empleo y de la seguridad ciudadana.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -