26.4 C
Pereira
martes, agosto 16, 2022

El nuevo Guadalupe Zapata

El sábado pasado y en medio de una programación llena de cultura, de diversión, de deporte, de entretenimiento y de alegría, el alcalde Carlos Alberto Maya inauguró las obras de recuperación y modernización del Parque Guadalupe Zapata en todo el corazón de la llamada Ciudadela Cuba.

Este lugar, por cuenta del vandalismo, de la mano destructora del hombre y, por supuesto, del abandono oficial, se había convertido desde hace mucho tiempo en un sitio insoportable para los habitantes del sector, sucio, mal oliente, oscuro, inseguro, centro de prostitución y consumo de drogas, y guarida de delincuentes y malhechores.

Prácticamente era ya un lugar prohibido para los ciudadanos de bien que por años recurrían a él para encontrarse con los amigos, para caminar, para hacer ejercicio, para descansar, para tomarse un café y conversar, y para llevar los niños pequeños a jugar y a disfrutar del amplio espacio que ofrece el Parque.

El abandono, el mal aspecto y la oscuridad lo habían hecho un sitio inseguro y peligroso para propios y extraños. Ni siquiera servía ya para los tradicionales eventos culturales y de entretenimiento que se hacían en el lugar aprovechando la generosidad del espacio y la  excelente ubicación, porque elementos vitales como los baños públicos estaban fuera de servicio y el piso era una verdadera trampa mortal.

Hasta la operación del Sistema de Transporte Masivo de Pasajeros había padecido las consecuencias del deterioro del Parque. El intercambiador que opera debajo de la plazoleta y que sirve de recibo y despacho de todos los habitantes de los barrios sur occidentales que utilizan el Megabús y las rutas alimentadoras, era un lugar maloliente e insalubre gracias a las filtraciones de agua que tenía la placa del Parque. 

La recuperación, pues, del Guadalupe Zapata se había vuelto un imperativo para la Ciudad. Los habitantes del sector no resistían un día más semejante afrenta a una de las comunas más populosas e importantes de Pereira y tanta sordera y abandono por parte de las sucesivas administraciones municipales.

Por fortuna el “Gobierno de la Ciudad” oyó el llamado casi que angustioso de los lideres y dirigentes del sector de Cuba y entendió la necesidad de saldar una vieja deuda que se tenía con los habitantes de la Ciudadela Cuba y que venía afectando a una vasta población de Pereira, y le puso mano al problema.

Lo importante ahora es que los habitantes de Cuba se apropien del nuevo parque, lo cuiden, lo protejan de los vándalos y le den el uso para el cual fue construido y hoy recuperado, y, por supuesto, que las autoridades respectivas le den el mantenimiento que exige para que el lugar se conserve bien y no regrese al estado en que se encontraba antes de la recuperación que se le acaba de hacer.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -