20.4 C
Pereira
martes, noviembre 29, 2022

El Mundial de Catar

Lástima que el país, teniendo excelentes jugadores y condiciones de sobra para estar en la copa, tenga que contentarse con ver buen fútbol y hacerle barra a cualquier equipo menos al nuestro.

Con un evento majestuoso que tuvo lugar en el estadio Al Bayt en la ciudad de Al Khor y que vieron a través de la televisión y de los distintos medios digitales, cerca de 5.000 millones de personas en los más remotos lugares en todo el mundo, se inauguró ayer la XXII edición del Campeonato Mundial de Fútbol que realiza cada cuatro años la FIFA.

Una vez terminado los llamativos e impresionantes actos protocolarios se inició el esperado partido inaugural entre la selección de Catar y su homóloga del Ecuador y que ganó sin discusiones y con una excelente presentación el vecino país suramericano por marcador de dos goles a cero, pero que pudo ser mayor de no haber sido por la buena presentación del portero local.

Esta vez el evento estaba programado, como es costumbre, para los meses de junio y julio, pero la pandemia del COVID que afectó a todo el mundo y que alteró las condiciones de salud de millones de personas, aconsejaron correr la realización de la justa deportiva hasta esta fecha para darle un poco más de tiempo a la recuperación mundial.

Por supuesto, para los colombianos y para los habitantes de cualquier país, no es lo mismo el mundial con la participación de su selección, que simplemente para disfrutar de unos buenos partidos y de un buen fútbol, que con seguridad lo habrá. Desafortunadamente, por razones que no es el momento de recordar ni de traer al caso, el seleccionado patrio no está en este evento deportivo y los colombianos, aficionados al fútbol o simples observadores de este deporte, tendrán que contentarse con ver simplemente los partidos o de pronto hacerle fuerza a algún país cercano a sus afectos.

El fútbol es un deporte que une multitudes, que hace olvidar los problemas de los pueblos, que congrega a los habitantes una nación en torno a un objetivo común, ganar los partidos y si es posible alzarse con la codiciada copa que lo distingue como el mejor país del mundo en este deporte.

El país es uno estando por fuera de la participación en el mundial y otro completamente distinto cuando su seleccionado está haciendo parte de esta fiesta del fútbol que es la copa mundo y todavía cambia mucho más cuando el equipo nacional tiene una buena presentación y avanza a las fases siguientes.

Es como si por gracia del fútbol los problemas y los padecimientos de todos los días desaparecieran y las rencillas, las diferencias de mucho tiempo y las enemistades dejaran de estar y todos fueran como hermanos, o como amigos, o por lo menos como miembros de una sociedad que tiene los mismos ideales. Lamentablemente, esta vez el país no podrá gozar de este paréntesis tan singular.

De todas maneras, a partir de ayer el mundo entero y Colombia no es la excepción, tendrá los ojos puestos en lo que pase en catar. Lástima que el país, teniendo excelentes jugadores y condiciones de sobra para estar disputando la copa de este año, tenga que contentarse con ver buen fútbol y hacerle barra a cualquier equipo menos al nuestro.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -