19.4 C
Pereira
sábado, diciembre 3, 2022

“El Lago”, nuevamente

Afirman los testigos que a pesar de los llamados insistentes de los vecinos, nunca hay respuesta de la Policía y cuando eventualmente la hay, hace rato se ha ido los delincuentes.

A los ya tradicionales y conocidos problemas de suciedad, abandono, malos olores, oscuridad, presencia de orates y habitantes de calle, consumo de estupefacientes y prostitución, que tiene “El Lago Uribe”, se ha sumado la presencia ahora de una banda de forajidos, al parecer de nacionalidad venezolana, que roban y atracan a todo el peatón desprevenido e indefenso que pase por el lugar.

Según información de personas que por razón de su oficio permanecen muy buena parte del día y de la noche en el lugar y que por tanto son testigos ciertos de lo que allí pasa, este grupo de delincuentes ha sentado su base de operación delincuencial en “El Lago” sin que alguna autoridad se lo impida a pesar de las múltiples quejas y denuncias tanto de los habituales visitantes del tradicional sitio, como de las víctimas de estos bandidos.

Sostienen los quejosos que estas personas permanecen allí a la espera de que aparezca algún peatón que por ser una mujer, o por ser mayor, o por su especial condición, puede ser su víctima fácil y que cuando llega la abordan tres o cuatro, la intimidan con armas, la despojan de lo que tiene y tranquilamente siguen su camino en medio de risas, brincos y juegos, y ante la mirada espantada de los transeúntes.

Una cosa similar hacen con las personas que utilizan las estaciones el Megabús para tomar su transporte público o que se bajan allí porque les queda cerca su sitio de trabajo, o la universidad o simplemente su lugar de destino, e igual está pasando con los estudiantes de la Universidad del Areandina y con los cetros de educación cercanos y que por alguna razón pasan por el lugar; unos y otros son víctimas permanentes de esta banda de atracadores.

Todo esto, dolorosamente, en medio de la total indiferencia de las autoridades. Afirman los testigos que a pesar de los llamados insistentes de los vecinos y de los usuarios de lugar, nunca hay respuesta positiva de la Policía y cuando eventualmente aparece algún uniformado, hace rato los delincuentes se ha ido del lugar con todo lo robado.

Hace un tiempo la Policía tenía dispuesto en El Lago, un CAI Móvil que contaba con uno o dos uniformados y que servía para evitar precisamente la presencia de personas indeseable o sospechosas, desafortunadamente y nadie sabe porque razón, fue levantado dejándole a los delincuentes libre el espacio para cometer todas sus fechorías. 

Es urgente que las autoridades le pongan atención a “El Lago Uribe”. Este, además de ser uno de los pocos lugares de encuentro ciudadano que tiene la Ciudad, es un sitio frecuentado diariamente por empleados, por estudiantes, por personas mayores, por familias y por ciudadanos común y corrientes que a lo mínimo que tienen derecho es a que se les brinde protección y seguridad. 

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -