20.9 C
Pereira
domingo, mayo 19, 2024

El informe de la ONU

No puede ser más angustioso el informe del Consejo de Seguridad de la ONU, ni más desconsolador para las familias que habitan las zonas donde los grupos ilegales hacen presencia.

En medio del mes tradicionalmente dedicado a proteger los derechos de los niños, se conoce el informe que cada dos años prepara el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre el seguimiento al conflicto colombiano enfocado en los efectos que tiene en los niños, niñas y adolescente, y su resultado no puede ser más doloroso.

Entre el primero de julio del año 2021 y el 30 de agosto de 2023, período estudiado, se presentaron 615 hechos violentos contra niños y niñas en el territorio nacional, lo que significa que, comparado con los dos años anteriores medidos, hubo un dramático aumento del 61%.

El hecho más protuberante y a la vez más preocupante, es el reclutamiento de menores con 348 casos. Los responsables de estos hechos, según el mismo informe, fueron las Farc Emc en 241 oportunidades, el Eln con 61 casos, el Clan del Golfo cometió 25 hechos de esta naturaleza y a las Fuerzas Militares se le atribuyen dos casos.

Dice también el informe que 73 niños y adolescentes fueron asesinados a manos de los grupos armados y 60 más fueron mutilados producto de explosivos, lo que suman 133 menores afectados por la acción de estas organizaciones, registro que comparado con el del período 2019-2021, representa un aumento del 13%.

De otro lado, dice el documento que 33 niños, en su mayoría de sexo femenino, fueron víctimas de violencia sexual, de las cules el 42% correspondió a niñas indígenas y afro; y que de los menores que murieron, el 68.4% fueron tamibién indígenas y afro, lo que demuestra el daño que le causa el conflicto a esa población.

Lo más grave de todo esto es que, como lo reconoce el mismo Consejo de Seguridad, las cifras del informe no reflejan la total realidad del conflicto. Un número muy significativo de casos de reclutamiento forzado, de utilización de menores de edad en hechos violentos y de violencia sexual contra niños y adoslescentes, no llegana a los registro que tienen las autoridades y las organizaciones dedicadas a la defensa de la población vulnerable.

Por razones diversas que van desde el temor a las represalias de los grupos armados, hasta la desconfianza en las acciones que toman las autoridades como resultado de las denuncias, las familias de los niños y adolescentes reclutados, o secuestrados, o violados, no recurren a las autoridades a denunciar los hechos.

No pueden, pues, ser más angustiosos los resultados del informe que acaba de entregar el Consejo de Seguridad de la ONU, ni más desconsoladores para las familias que habitan en las zonas donde los grupos armados ilegales hacen presencia y las fuerzas del orden ni siquiera se asoman.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -