14.3 C
Pereira
lunes, febrero 6, 2023

El estilo Petro

Cada vez es más difícil de entender el estilo del presidente Petro de anunciar, sin el rigor que obliga y sin siquiera informárselo a los interesados o afectados, decisiones que son transcendentales para la vida institucional y democrática del país y que además en muchos casos tienen incidencias jurídicas y legales, a través de su cuenta de Twitter.

Lo más grave de esto es que en no pocas oportunidades, como acaba de ocurrir con el fallido anuncio del acuerdo de cese bilateral del fuego con cinco organizaciones armadas ilegales, entre ellas el Ejército de Liberación Nacional, han sido anuncios que tienen muy buena dosis de imaginación del Presidente.

Qué afán había, si es que era cierto que a través de las conversaciones adelantadas por los ministros de Defensa, Interior y Justicia se había llegado a un principio de acuerdo con cinco de las organizaciones criminales que actúan en el país, de anunciar el convenio y por qué no se espero el documento respectivo, y que además serviría de sustento legal para tomar las medidas jurídicas que soportaran la decisión de suspender todas la actividades militares contra los grupos participantes del convenio.

Por qué ni siquiera se le informó a las Fuerzas Militares, principal protagonista en un cese bilateral del fuego y además con asiento en la mesa de las negociaciones a través de uno de sus miembros, que se había llegado a un acuerdo con algunos grupos ilegales para suspender toda actividad militar, y sus altos mando se enteraron, como pasa con mil cosas en este gobierno, a través de un mensaje de twitter.

Por qué ese afán desesperado de llevarse siempre el protagonismo en todo y no respetar los conductos regulares y los procedimientos acordados con los actores respectivos. Por qué no se esperó a que estuviera el acuerdo firmado y fuera la mesa de diálogos la que expidiera el comunicado oficial anunciado el cese bilateral del fuego.

Todo esto para no hablar de las implicaciones legales y de credibilidad en el proceso, que tiene el decreto del Gobierno que ordena la suspensión de las actividades militares contra las cinco organizaciones armadas que supuestamente firmaron el acuerdo y consecuentemente renunciando a su deber constitucional de perseguir a quienes, como el Eln, atentan permanentemente contra las instituciones y ponen en riesgo la seguridad de los colombianos.

Ojalá, este inexplicable incidente le sirva al presidente Petro para cambiar el estilo y la manera de comunicar las decisiones que involucran a otros actores de la vida nacional o que tienen implicaciones en la vida institucional del país, y para entender que la más lastimada en todo esto resulta ser su credibilidad y la de sus anuncios. Difícilmente el país le volverá a creer cuando, si lo logra, anuncie algún acuerdo a que se llegue con los grupos ilegales.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -