22.4 C
Pereira
sábado, septiembre 24, 2022

El discurso de Petro

En un evento lleno de simbolismo, de actividades artísticas y culturales, y de hechos salidos de la costumbre y la tradición en esta clase de actos, y con una Plaza de Bolívar llena de gente del común, tomó posesión el doctor Gustavo Petro como nuevo presidente de Colombia.

Del acto como tal se ocuparán los acuciosos observadores del acontecer nacional y quienes se han impuesto la tarea de ir escribiendo la historia de Colombia, de registrar sus protagonistas más importantes y de reseñar los hechos que van marcando sus vidas; nosotros, por ahora, nos referiremos a algunos de los anuncios hechos por el nuevo mandatario en su discurso de posesión.

Como era de esperarse, no ahorró el doctor Petro en su intervención, espacio, ni calificativos para insistir en que trabajará por una justicia humana y acabará con el desequilibrio social. Dijo que combatirá la pobreza, la desigualdad y la falta de oportunidades laborales, académicas y profesionales.

Para esto, dijo el Presidente, es necesario sacar adelante una reforma tributaria que le dé al país unos recursos nuevos para atender las grandes necesidades sociales y cerrar la brecha entre los menos favorecidos y los que más tienen. Según el doctor Petro, no se trata de un castigo a estos o un sacrifico, sino un simple hecho de justicia social. 

En el campo de la paz, dijo que “cumplirá a raja tablas” el Acuerdo de Paz que firmó el gobierno Santos con algunos grupos guerrilleros y las recomendaciones entregadas por la Comisión de la Verdad, e invitó a todos los grupos al margen de la ley a entregar las armas y participar en unos diálogos que permitan acabar con la violencia que vive el país.

Pero dijo el presidente Petro que para que la paz sea posible en Colombia, es necesario cambiar la política contra las drogas vista como una guerra, por una política de prevención fuerte contra el consumo en las sociedades desarrolladas. Y pidió una nueva Convención Internacional que acepte que la lucha contra este flagelo ha fracasado.

Otro de los puntos en los que hizo un compromiso solemne fue en la educación. Dijo que  llegó el momento de pagarle la deuda a la educación pública y que una sociedad de conocimiento, es decir donde todos sus miembros tengan el máximo de escolaridad y cultura, no es una utopía.

Por último dijo que el futuro verde es posible. Anunció que su gobierno está dispuesto a transitar hacia una economía sin carbón y sin petróleo; pero pidió el compromiso internacional con los pulmones que todavía le quedan al mundo, como la selva amazónica, para salvarlos y permitir que sigan siendo los pilares del equilibrio climático y de la vida en el planeta.

Fue, pues un discurso lleno de esbozos de todo lo que el nuevo gobierno planteó durante la campaña presidencial y de lo que está comprometido a hacer para cumplirle a esa media Colombia que votó por él esperanzada en el cambio que necesita el país en muchos de los temas y políticas nacionales, y especialmente para acercar esas dos colombias que cada día padecen más la distancia y la desigualdad social.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -