21.4 C
Pereira
martes, noviembre 29, 2022

El Día sin Carro y sin Moto

Como parte de una iniciativa nacional se realiza hoy, durante todo el día, no solo en la ciudad sino en toda el área metropolitana, una jornada sin carro y sin moto; aunque este año, en razón a las especiales circunstancias que vive la región y el país por el largo aislamiento preventivo decretado por el Gobierno Nacional, la restricción de la circulación será voluntaria.

Hoy no habrá la inmovilización de aquellos vehículos que no atiendan la invitación de las autoridades a dejar los vehículos en las casas, ni serán requeridos mediante el tradicional comparendo educativo que significaba la asistencia obligatoria a una charla pedagógica sobre el cumplimiento de las normas de tránsito; sino solamente las voces de quienes recuerdan una vez más el compromiso que se tiene con el medio ambiente, con la buena movilidad y con el uso, en lo posible, de transportes alternativos más amigables con la naturaleza.

La jornada sin carro y sin moto busca disminuir los altos niveles de contaminación por causa de los gases y del ruido que tienen las ciudades producto de su intenso y creciente tráfico, y de la poca conciencia que los conductores y en general los habitantes de la urbe tienen sobre el daño que le hace al medio ambiente y a la tranquilidad ciudadana esta combinación diabólica de chimeneas, motores des calibrados y pitos estridentes.

En Pereira circulan diariamente alrededor de 210.000 vehículos. Si se logra que hoy, dicen los promotores de la jornada, no prendan sus motores al menos 80.000 automotores, unos 35.000 carros y 54.000 motocicletas, se descargaría el ambiente entre 10 y 15 toneladas de material contaminante, lo que sin duda sería un aporte significativo a la densa polución que agobia a la ciudad. Esto sin contar la contaminación auditiva que producen ochenta mil vehículos acelerando, frenando y pitando por todo Pereira y el Área Metropolitana.

Es probable que algunas actividades se puedan ver afectadas por la reducción parcial en la circulación de los vehículos particulares; pero este es un sacrifico que vale la pena hacer por la salud de la ciudad y que se verá retribuido con creces con la liberación de nuestro medio ambiente, de una buena cantidad de gases contaminantes y de ese ruido infernal que todos los días soportamos.

La invitación, pues, es a todos los propietarios de carros particulares y de motos para que los que realmente no necesiten de su tradicional vehículo, hagan el sacrifico y dejen hoy apagados sus motores y usen alguna de las opciones de transporte alternativo que hay, con la seguridad que este esfuerzo significará un valioso respiro para la ciudad y se traducirá en unas mejores condiciones de vida para todos los pereiranos y risaraldenses.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -