21.2 C
Pereira
viernes, junio 21, 2024

El carril del Megabús

La ciudad se la ha pasado en una discusión entre la Administración y el Megabús de a qué entidad le corresponde el mantenimiento de la calzada por la que ruedan los articulados.
El estado de los carriles exclusivos del Megabús son una vergüenza para el sistema de transporte público de pasajeros y para la Ciudad. Hay muchas partes donde los articulados tienen que salirse de la vía y pasarse a la calzada utilizada para el resto de los vehículos, porque su espacio exclusivo está en tan malas condiciones que no les permite circular por él.
Si bien el carril del solo bus no tiene el tráfico que si tiene el resto de las vías de la ciudad, los articulados son vehículos que además de ser  muy pesados, circulan con muchos pasajeros, por tanto exigen mucho más al pavimento y producen también una mayor fatiga en el piso; y obviamente requieren más mantenimiento.
Lamentablemente en la Ciudad ocurre todo lo contrario. Con excepción de tapar algunos huecos puntuales que se han producido por fallas del suelo, el carril del Megabús jamás, desde que fue construido hace 16 años, ha recibido el mantenimiento que una vía de esta naturaleza requiere.
La ciudad se la ha pasado en una discusión entre la Administración Municipal y la empresa Megabús de a qué entidad le corresponde el mantenimiento de la calzada por la que ruedan los articulados. La primera dice que la conservación de la vía es obligación de la sociedad administradora del sistema y esta afirma que es el municipio el que tiene la responsabilidad de mantener el carril.
Mientras tanto, los articulados tienen que tratar de esquivar los huecos o cambiarse de carril para evitar caer en los cráteres que se han formado, los vehículos se deterioran cada vez más, los operadores tiene que retirar los buses por daños en su sistema de rodamiento, los itinerarios se retrasan por menor cantidad de buses funcionando y, por supuesto, el servicio se ve seriamente afectado.
Todo esto hace, claro está, que el sistema pierda todos los días más usuarios. Una persona que ve que el bus que tiene que tomar para ir al trabajo o al estudio, cada vez se demora más para pasar, o que el articulado que lo lleva con frecuencia tarda más en su recorrido por culpa de las interrupciones obligadas en la ruta, prefiere bajarse del Megabús y buscar otra alternativa de transporte que con valor similar le garantice un mejor servicio.
Esta es una de las razones para el desmesurado crecimiento de la cantidad de motos y del auge de los llamados carros piratas, en el Área Metropolitana. La gente está prefiriendo ir a un concesionario de motos, endeudarse y comprar uno de estos vehículos, que seguir padeciendo los problemas del sistema de transporte masivo de pasajeros; o juntarse con otros usuarios y contratar un “pirata” que los recoge en la casa o en el trabajo y los lleva a su destino, además sin los riesgos de seguridad que hoy tiene el Megabús.
Es urgente, pues, que el que tenga la responsabilidad de hacer el mantenimiento y la conservación del carril de Megabús, se ocupe de corregir todos los problemas que presenta la vía, si no se quiere que el sistema siga perdiendo todos los días más pasajeros y, por supuesto, que cuando ya se vaya a solucionar las fallas, sus trabajos y sus costos se hagan inviables.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

Para estar bien informado, recibe en tu correo noticias e información relevante.

 
- Publicidad -

Para estar informado

- Advertisement -
- Publicidad -
- publicidad -