Una buena oportunidad

El pasado domingo, según una información de prensa, la ya acostumbrada jauría de motociclistas que permanentemente les quita la tranquilidad a algunos sectores de la ciudad y llena de pánico a muchos ciudadanos, volvió a poner en jaque la autoridad y, por supuesto, en peligro a cientos de personas y vehículos que transitan por el lugar de los llamados “piques” ilegales.

Pero esta vez, de acuerdo con la publicación, los cerca de 500 motociclistas que participaban de los “piques”, no solo trataron de sabotear el operativo de control programado por el Instituto de Movilidad, realizando maniobras peligrosas, invadiendo la vía e interrumpiendo el tráfico, sino que algunos de sus integrantes se enfrentaron con los guardas de tránsito y agredieron físicamente a algunos de ellos.

Los “piques” es uno de los problemas más graves que tiene la ciudad en materia de seguridad y tranquilidad para sus habitantes, e inexplicablemente que no ha tenido doliente en las autoridades. No hace mucho, en este mismo espacio, llamamos la atención de la administración, luego de que dos mujeres hubieran sido víctimas del la agresión física y sicológica cuando intentaron pasar en su vehículo por el lugar de concentración de los motociclistas antes de realizar los “piques”; lamentablemente nada se ha hecho para ponerle remedio a lo que es una grave amenaza para quienes tienen que transitar por la vía a Cerritos entre las nueve y las once de la noche los días martes, miércoles y domingo.

Quienes, por razón de su actividad o porque viven en la zona suroccidental de la ciudad, tienen que transitar por la 30 de Agosto en el sector de Belmonte, prefieren estos días tomar otra vía para evitar cruzarse con los motociclistas y pasar un mal rato y a lo mejor una posible agresión de estas personas.

Por qué razón es la ciudad y los pereiranos de bien los que tienen que correr y buscar los extramuros para poder llegar a sus hogares en el sector de Cerritos, en vez de la autoridad correspondiente poner orden y evitar que unos cuantos salvajes se pongan de ruana la principal vía hacia el suroccidente y siembren de pánico esa importante zona de Pereira.

El alcalde Carlos Alberto Maya dijo en su discurso de posesión que su gobierno estaría fundamentado, entre otros. en el principio de autoridad.  Que bueno que el mandatario aprovechara esta oportunidad para mostrarle a los pereiranos que por fin habrá mando y autoridad en la ciudad y que unos cuantos no pueden seguir arrinconado a la inmensa mayoría de los ciudadanos y mucho menos desafiando y faltándole al respeto a la autoridad sin pase nada.