Nuevas medidas

Si algo se requiere en este momento, es solidaridad, desprendimiento y apoyo, para que quienes puedan resultar más afectado por el virus, puedan soportar sus efectos y salir adelante.

Conocidas las ultimas noticias sobre el avance del coronavirus en el país y las lamentables consecuencias que va dejando, el Presidente de la República amplió el resguardo obligatorio de todos los colombianos desde mañana martes a media noche hasta las primeras horas el lunes de trece de abril.

A esto el alcalde de Pereira, Carlos Alberto Maya, ha ido más allá y ha decretado prolongar el aislamiento preventivo a partir de las 24 horas del día de hoy, es decir que el anuncio del presidente Duque se anticipa desde las cero horas de mañana y en consecuencias los pereiranos deben permanecer en sus casas desde ya y solo salir de acuerdo con lo establecido por el decreto municipal y las instrucciones del gobierno Nacional.

Como bien lo dijo el alcalde Maya al momento de hacer el anuncio, esto no significa que los pereiranos no pueda salir a cumplir algunas labores como una cita médica, o a laborar quienes lo hacen en las entidades de salud o en los supermercados y comercializadores de alimentos, o a adquirir los elementos básicos para su diaria subsistencia.

Lo que se busca con la medida es evitar las aglomeraciones, fuente primaria del contagio del temible virus, y la cogestión; pero los pereiranos bien pueden, uno por familia, acudir a los sitios abastecedores de alimentos; y, por supuesto, cumplir con los compromisos de salud que se tengan.

Ahora, lo importante en esto es que las autoridades estén vigilantes y atentas a las quejas y denuncias de la ciudadanía ante cualquier asomo de acaparamiento o especulación. Ya hay sitios conocidos y recurridos por la comunidad que están aprovechando el momento y la preocupación de la gente, para subir exageradamente los precios de muchos productos de primera necesidad.

Quien es capaz de hacer esto, quien aprovecha la angustia y la necesidad de la gente derivada de una situación tan difícil como la que ha generado el coronavirus, merece no solamente las más severas sanciones que establece la ley para estos casos, sino la condena y el repudio de toda la sociedad.
Si algo se requiere en un momento como este, es solidaridad, desprendimiento, apoyo y comprensión, para que quienes puedan resultar más afectado por el virus, puedan soportar sus efectos y salir adelante, y para que en general todos los ciudadanos puedan continuar sin mayores traumatismos con su vida normal.

En lo que a nosotros respecta, así se lo hemos comunicado a las autoridades, estamos dispuestos a apoyar en lo que nos sea posible y podrán contar con todos los medios que estén a nuestro alcance para facilitar la divulgación de las decisiones y medidas que se vayan tomando para ir saliendo de la crisis y paliar en lo posible sus devastadores efectos, o para cualquier llamado que se quiera hacer a la comunidad.