Pereira cumplió con creces

Con el partido que Colombia empató con el seleccionado de Chile y que le permitió al equipo patrio clasificar como uno de los cuatro países que a partir de hoy se disputarán en el estadio Alfonso López de Bucaramanga los dos cupos que le darán el derecho a estar en los Juegos Olímpicos de Tokio a mediados de este año; Pereira terminó su compromiso como sede de la primera fase del Preolímpico Tokio 2020.

 

Con los pequeños detalles que se pueden presentar en un evento de esta naturaleza y que con un poco de organización es posible corregir, se puede decir tranquilamente que la ciudad cumplió con lujo de competencia la responsabilidad que recibió de ser sede de una competición internacional de semejante alcance.

 

No solo su escenario principal, el estadio Hernán Ramírez Villegas, estuvo a la altura de las mayores exigencias que los directivos del evento impusieron a las ciudades sedes; los hoteles escogidos por las delegaciones de los países participantes, respondieron al compromiso de hacerlos sentir como en casa; y los prestadores de servicios de transporte, alimentación, comunicaciones y demás se esforzaron por hacerlo de la mejor manera; sino que los pereiranos, aficionados al fútbol, llenaron el estadio no solo cuando jugó Colombia, sino también cuando lo hicieron el resto de las selecciones.

 

En general los visitantes nacionales e internacionales pudieron moverse entre las dos ciudades sedes con toda facilidad, visitar con seguridad los atractivos y bondades de Pereira y el Departamento, y disfrutar de la hospitalidad, la amabilidad y el calor humano proverbial de la gente de esta tierra.

 

La bienvenida que recibieron todas las delegaciones en los distintos hoteles seleccionados, las atenciones dispensadas por el personal de servicio, el cuidado a cada uno de sus requerimientos, el respeto por parte de los curiosos que los acompañaron en su prácticas y en sus eventuales salidas en público, y el respaldo y los aplausos de los aficionados en cada una de sus presentaciones, son el recuerdo y la buena impresión que, estamos seguros, se tienen que llevar todos los que nos visitaron con motivo de la realización de la primera fase del Preolímpico Tokio 2020. 

 

Una vez más, pues, la ciudad respondió con creces a este nuevo compromiso que le encargaron los directivos mundiales del evento, y demostró que está preparada, no solo con una infraestructura deportiva y física suficiente y a la altura de las mejores del país, sino con el buen comportamiento de los aficionados y en general de los ciudadanos, para ser sede de los más exigentes torneos y campeonatos que se celebran en el mundo deportivo, y que bien puede aspirar a ser tenida en cuenta en los futuros eventos que se celebren y de los cuales nuestro país pueda ser escogida como anfitriona.