La U. Libre, 50 años

Hace 50 años, cuando el Departamento de Risaralda empezaba a gozar de su autonomía política y administrativa, un puñado de quijotes, de esos que la Ciudad producía por montones, liderado por los doctores Eduardo Jaramillo González, Daniel Becerra Piedrahita y Rodrigo Rivera Correa y acompañados de un grupo de estudiantes que habían sufrido una serie de frustraciones en un ejercicio similar, se lanzaron a la tarea de fundar, sobre sólidas bases morales y exigentes principios éticos, un academia de estudios humanísticos.

 

Fue así como, después de un intento que resultó fallido por la presencia de intereses distintos a los originales, este grupo de profesionales y de estudiantes ávido de tener conocimientos en la rama del derecho, fundaron lo que se llamó Fundación Independiente e iniciaron labores con 26 alumnos matriculados, en un viejo local situado en la calle 16 con carreras octava y novena.

 

Apenas iniciaban clases en 1969, cuando los estudiantes, preocupados porque su esfuerzo no tuviera ninguna validez académica, le pidieron a sus gestores y directivos, buscar el respaldo de alguna institución nacional que acreditara y certificara sus estudios e idoneidad profesional, lo que motivó la constitución de una comisión conformada por los doctores Rodrigo Rivera Correa, Alberto Mesa Abadía y el alumno Idelfonso Sánchez Sepúlveda, para que gestionaran el reconocimiento de la Universidad Libre y el permiso para funcionar en su nombre.

 

Encontrado por los directivos de La Libre que los principios filosóficos y normas estatutarias del prestigioso claustro universitario coincidían con la forma de pensar de los solicitantes, autorizaron su funcionamiento. Fue entonces, como en diciembre de 1969 la Conciliatura expidió el permio respectivo para operar provisionalmente como Facultad de Derecho. Y apenas un año largo después, el 10 de marzo de 1971, mediante escritura pública la incipiente Fundación se incorporó oficialmente a la Universidad Libre de Colombia y en 1972 recibió del Icfes la autorización para otorgar a sus alumnos títulos de Doctor en Derecho.

 

Desde entonces, la Universidad Libre de Pereira ha recorrido un luminoso sendero de crecimiento, de educación de profesionales en distintas ramas del saber y la formación humana, y, también para orgullo propio y de la ciudad, ha visto desfilar por importantes cargos de la vida pública del país y de las más grandes empresas privadas nacionales y mundiales, a muchos de sus más ilustres egresados.

 

Hoy, pues, cuando la Universidad Libre – Seccional Pereira, cumple sus primeros 50 años de vida académica, nos sumamos emocionados a este acontecimiento y hacemos llegar a sus directivos, a su distinguido grupo de docentes y a toda la comunidad universitaria, nuestras voces de felicitación; y evocamos en silencio y con admiración y gratitud la memoria de quienes hicieron posible la creación de este ilustre y reconocido claustro universitario.