La administración Gallo

Pocas veces un mandatario termina su gestión con la aceptación, el buen nombre y la popularidad del alcalde Juan Pablo Gallo. Muchas, con seguridad, son las razones para que los pereiranos miren con beneplácito y gratitud la tarea cumplida por el funcionario durante los cuatro años de gobierno; pero sin duda hay unas que hicieron que la percepción que tienen los pereiranos de su alcalde sea hoy superior a la del común de los gobernantes.

Tal vez la primera acción del alcalde Gallo que le empezó a generar confianza y credibilidad entre sus gobernados, fue cumplir su promesa de campaña frente al discutido tema de la valorización. El funcionario, una vez quedó resuelta la demanda contra el acuerdo municipal que decretaba el cobro, en vez de presentar un nuevo proyecto subsanado las fallas, lo que hizo fue, no solo anunciar que no lo haría, sino que procedió a devolver el dinero a los contribuyentes que habían cumplido anticipadamente con su obligación.

La segunda razón por la cual el Alcalde termina con muy alta aprobación de los pereiranos, es que muy temprano tomó la decisión de terminar todas las obras que habían dejado empezadas los gobiernos anteriores y se habían constituido en una mácula para la ciudad. La llamada paralela sur, la Avenida San Mateo, La Independencia y la canalización del tramo central de Egoyá, son algunas de las obras que está terminando esta administración y que su estado anterior era una vergüenza para Pereira.

El otro empeño que le hizo subir las acciones ante los pereiranos, fue el Aeropuerto Matecaña. El alcalde Gallo tomó la decisión, lo que no fue capaz de hacer su antecesor, de concesionar la construcción de un nuevo y moderno terminal de pasajeros, y de darle unas vías de acceso decentes, y hoy está a punto de entregarle a Pereira en completo funcionamiento unos espacios que serán orgullo y lujo para quienes nos visiten. Esto añadido a la instalación del ISL y a todo un avance significativo en las ayudas tecnológicas y aeronáuticas para su operación aérea.

Sumado a Matecaña como fundamento de su buen nombre, sin duda está el Megacable. Este es uno de los proyectos más ambiciosos que haya tenido cualquier administración y cualquier ciudad, y que a pesar de todas las dificultades que ha tenido, hoy es una innegable realidad y un incalculable aporte a la buena movilidad de la ciudad. 

Las otras realizaciones que hoy le reconocen los pereiranos al alcalde Gallo son la recuperación de muchas de las vías del centro de la ciudad, los parques de la Circunvalar, la repavimentación de las carreras novena y tercera, y la calle 21; la iluminación de navidad, la programación de las fiestas de Pereira y la refacción de escuelas, casetas comunales, zonas verdes y área de recreación y esparcimiento.

Concluye, pues, el alcalde Gallo su período con muy buenos niveles de aceptación y reconocimiento por parte de los pereiranos. Lástima, eso si, que lo haga alejado de su despacho por un discutible descuido que nada tiene que ver con su desempeño y sus compromisos como alcalde, y tampoco le restan méritos a su muy buena gestión como gobernante de los pereiranos.