20.4 C
Pereira
jueves, agosto 18, 2022

Disciplina, es lo único

Dos sucesos tienen que tener preocupadas a las autoridades regionales ante el comportamiento de Covid en la región. El primero, el fin de semana mostró el porcentaje más alto de positivos en las pruebas realizadas. El 44%, casi una de cada dos personas a las que les hacen el examen, resultó estar contagiado del virus.

El segundo hecho, es que la semana comprendida entre el 28 de junio y el 4 de julio ha sido la más letal en el departamento desde que empezó la pandemia hace ya casi 16 meses. En este período 86 personas, un promedio de 12 personas cada día, perdieron la batalla frente al Covid-19.

Estos dramáticos hechos agravados por la altísima ocupación de las Unidades de Cuidados Intensivos de los hospitales y clínicas del departamento. Durante toda la semana, estos espacios permanecieron por encima del 98% y en muchos casos hubo lista de personas en espera de una cama para ser atendidas y lograr así salvar su vida.

Por supuesto, esta no es una situación exclusiva de nuestro departamento. El país viene de un período en el que cada día sobrepasaba los aterradores datos de la fecha anterior tanto en número de contagios como de personas fallecidas por cuenta del virus, y en que los mandatarios de las principales ciudades volvieron a algunas limitaciones a la movilidad en el desesperado intento por restarle velocidad al contagio y a las muertes.

Antes por el contrario Risaralda tiene registros muy valiosos que mostrar. Mientras en el departamento la positividad es del 44%, en el país este fenómeno sobrepasa el 50% y, tal vez, lo más valioso, esta región tiene el mejor comportamiento en lo que tiene que ver con el cumplimiento del Plan Nacional de Vacunación.

Risaralda esta completando esta semana 500.000 vacunas aplicadas, lo que significa la mitad de la población del departamento y de continuar con un promedio de 8.000 vacunas diarias, que es el número promedio que se viene poniendo en los últimos días, va a llegar a la meta fijada por las autoridades regionales cuando empezó el programa de inmunización, antes de lo proyectado.

De otro lado, a pesar de que la ocupación de las UCI ha estado por encima del 95%, no ha habido todavía necesidad de enviar pacientes a otras ciudades y menos asistir al doloroso hecho de ver morir personas en las puertas de los hospitales a la espera de ser atendidos.

Pero nada de esto es suficiente ni elimina el riego del contagio, ni tampoco los devastadores efectos del Covid. Por eso, a todos los esfuerzos de las autoridades para controlar el virus y llegar al mayor número de risaraldenses con la vacuna, hay que añadirle disciplina social, uso del tapaboca, distanciamiento suficiente, medidas de bioseguridad y, sobre todo, cero aglutinamiento.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

Escampavía

El sacudón militar

Herejías

- Advertisement -