22.4 C
Pereira
miércoles, agosto 10, 2022

Descuido imperdonable

Es tendencia

El discurso de Petro

Es urgente

Ojalá, no pase

- Advertisement -

Los corregimientos de Arabia y Altagracia son sin duda alguna, además, de unos de los más importantes de la Ciudad desde el punto de vista de extensión y población, una despensa agrícola de valía sin igual para el suministro de productos de primera necesidad y de altísimo consumo en nuestra población.

De esas fértiles y envidiables tierras sale muy buena parte del plátano, del banano, de la yuca y de los cítricos, que no solo surte y se consume en Pereira y su área metropolitana, sino que abastece las regiones vecinas, amén de que es una zona cafetera y ganadera muy importante para el Departamento.

Por todo esto es por lo que no se entiende que la vía que une a estos corregimientos con la cabecera municipal esté en las condiciones lamentables en que se encuentra. Y ni qué hablar de los carreteables que comunican la red de veredas que componen la zona sur del sector rural de la Ciudad, que hoy son verdaderos caminos de herradura.

Es innumerable la gente que vive en Altagracia y Arabia, o en las zonas aledañas, que tiene que venir permanentemente a Pereira no solo para sacar a la venta el producto de sus tierras, sino a hacer gestiones institucionales, o bancarias, o financieras, o comerciales, u oficiales, o simplemente personales.

Esto para no hablar de la cantidad de personas que vive en estos lugares y trabaja en Pereira o de estudiantes que viven en ese sector rural y estudian en alguna de las universidades de la Ciudad, y por tanto tienen que ir y venir todos los días para cumplir con sus obligaciones laborales o académicas.

Y es un verdadero dolor que toda esta gente, que hace un esfuerzo gigantesco para ganarse el sustento diario, o para formarse y capacitarse, o para hacer empresa y o para no dejar olvidar la vocación agrícola de Pereira, tenga adicionalmente que soportar el pésimo estado de la vía que los transporta.

Qué turista va a ir, solo para citar un ejemplo, al recién reinaugurado y tan promocionado Mirador de Altagracia, por una vía que es un rosario de huecos, cual de todos más grande y más peligroso, y, como si fuera poco, que ya no la deja ver la maleza que sale de lado y lado de la calzada. Para qué hacer una inversión como esta, si quien esté interesado en conocerlo no tiene por donde llegar.

Es urgente que la secretaría respectiva le ponga mano a esta importante vía. Arabia y Altagracia son una zona vital para la Ciudad, que no merecen el descuido y el olvido que están recibiendo por parte de la Administración, ni entiende la contradicciones de unos funcionarios que ponderan el campo como la despensa alimenticia de la ciudad, pero que a renglón seguido lo desconocen y lo olvidan.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -