24.4 C
Pereira
domingo, octubre 2, 2022

Demora inexplicable

El lunes pasado la Policía Nacional oficializó la entrada en servicio de noventa nuevos agentes de la institución para reforzar la seguridad en toda el Área Metropolitana. El nuevo grupo de policías ha sido asignado así: 77 uniformados para fortalecer el sistema de vigilancia por cuadrantes, 8 a la Seccional de Investigación Criminal y 3 a la Seccional de Inteligencia (Sipol).

Ahora, según lo anunciado por la propia Policía, las unidades adscritas al programa de vigilancia ciudadana serán asignadas a los barrios que registran mayores índices de criminalidad y muy especialmente a los sectores de Villasantana, Cuba y El Poblado en Pereira y Frailes en Dosquebradas.

Por supuesto que la Ciudad recibe con satisfacción la llegada de los nuevos uniformados, máxime en un momento en el que la inseguridad ha adquirido altísimos niveles y los ciudadanos están expresando su máximo temor de salir a la calle, especialmente en las horas de la noche, porque creen que pueden ser atracados. Más policías significan más vigilancia y más tranquilidad.

Sin embargo, se duele de la demora para materializar una promesa que hizo la Dirección de la Policía Nacional a principios de este año. En una de las visitas realizadas por algún alto oficial de la Institución se anuncio el envío de 100 nuevos agentes para atender la demanda de la Ciudad y su área metropolitana en materia de seguridad, y responder al clamor de los ciudadanos que ven como cada día avanza el delito y se deteriora su tranquilidad, pero apenas ahora, ocho o nueve meses después, se formaliza  el anuncio. 

Cuántos robos, cuántos atracos, cuántos fleteos, cuántas extorsiones y cuántos homicidios han ocurrido en la Ciudad mientras se esperaba que la promesa de los cien nuevos policías se hiciera una realidad. Por supuesto, se entiende que la asignación de un centenar de policía para cualquier ciudad tiene que cumplir un trámite administrativo o institucional, pero nueve meses es una demora inexplicable.

Esta semana, en uno de los tantos mensajes que recibimos sobre el tema, alguien decía que  la demora en enviar los nuevos agentes es la misma que la Policía se toma para responder a los llamados angustiosos que todos los días le hacen los ciudadanos para atender un hecho de sangre o la comisión de un delito.

Es común la queja de los ciudadanos que se cansan de marcar  el número anunciado por la Policía para denunciar cualquier delito o su posible comisión o para pedir su apoyo, y nadie responde, y que cuando contestan dicen que de inmediato atenderán la solicitud, pero nunca aparecen.

De todas maneras, tarde pero ya está en la Ciudad el grupo de los cien agentes prometidos por la Dirección de la Policía, destinados a combatir el delito y a bajar la alta criminalidad. Ojalá, su presencia sirva de verdad para esto y para devolverle la seguridad y la tranquilidad a los ciudadanos.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -